Hay que saber dejarlo.

Todas sabemos lo interesante que se pone, a veces, un debate en internet. Sobre todo cuando hay varios factores que son el caldo de cultivo ideal para que este se haga aún más apetecible, a saber:

Que sea sobre un tema controvertido

Que haya varias posturas “aceptables” sobre el tema, que quizá antes pensáramos de una forma y hayamos cambiado sobre ese tema de parecer, que sea políticamente muy incorrecto y/o una verdad demasiado incómoda.

Debatir con gente que conoces

El simple hecho que pertenezcan a tu círculo de redes cercano, le añade morbo al asunto. Se afianzan los ridículos “me caes bien y estas de mi lado = me caes aún mejor” “si ya me caías mal y encima no compartes mi opinión, sacaré el Napalm en el próximo comentario”

Debatir con gente más inteligente que tú

Esto es un reto enorme, al que muchas no estamos dispuestos a ceder de primeras.

Que el tema se centre sobre algo que emocionalmente te afecta de alguna manera

Una situación que se convierte en experiencia personal en el pasado, alguna herida sin cerrar, algún tema que emocionalmente no nos hemos gestionado bien…no hay mejor enganche que los cabos sueltos.

road-815297_1280

Ante estas situaciones, soltar se hace difícil. Pero, ¿sabemos decirn ‘basta’ cuándo el debate nos quita tiempo y energía?

Quizá estos indicadores te ayuden a aprender cuando dejarlo… a pesar de que enganche.

¿Qué opináis vosotras? ¿Cuando abandonáis un debate en red?

 

 

Guardar

Guardar

Abandonar debates a tiempo
Tagged on:                             

One thought on “Abandonar debates a tiempo

  • July 20, 2013 at 12:58 pm
    Permalink

    Básicamente en el mismo momento en que abandono un debate cara a cara.
    Cuando la gente no quiere asumir hechos probados porque no le resultan convenientes el debate se termina. ¿Acaso tengo que convencer a todo el mundo de que el agua es H2O? Si alguien quiere negar dicha realidad, diremos que prefiere vivir en “su propia realidad” que en la que compartimos todos.
    No hace falta llegar a los insultos, descréditos etc, con que alguien se base en premisas como “tradición”, o “fé”, para mi la seriedad del debate se ve enterrada instantaneamente por el subjetivismo de quien expone dichas premisas.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *