Estamos rodeados de información. En un planeta habitado por más de seis mil millones de personas todos tienen una historia que contar.

¿Sabemos como usuarios, discriminar la información que nos llega de los demás? ¿Sabemos como emisores, discriminar la información que hacemos llegar a los demás?  Como usuarios, aprender a desgranar lo superfluo es importante, pero como emisores, como responsables de ese esfuerzo comunicativo, es fundamental aprender a hacerlo bien.

Vivimos “infoxicados

La exposición que tenemos a la información, hace mucho que dejó de depender de nosotros. Es prácticamente inevitable que miremos un rótulo publicitario paseando por la calle, que nos conectemos a internet y no leamos el correo electrónico o que encendamos la televisión y no nos enteremos de las noticias. Internet y las nuevas tecnologias de la información nos han dejado abierto todo un mundo nuevo de posibilidades el cual ha ido degenerando en muchos casos en demasiado contenido y poco profesional.

En el informe anual de InfoAdex, empresa que realiza bases de datos sobre publicidad en el Estado Español, se estima la inversión real  en publicidad en el año 2011 fue de 12.061 millones de euros, baja con respecto a años anteriores pero aún así, es una cifra sin duda escalofriante teniendo en cuenta que todo ese dinero se traduce en publicidad en medios convencionales (radio, televisión, internet…) y medios no convencionales (mailing, folletos, señalización y rótulos…) con los que nos bombardean a diario.  Hay que dejar claro, entre tanto ruido,  la importancia de la planificación antes de cualquier acto de comunicación: un discurso, una entrevista, una campaña de publicidad…

Somos seres sociales

Nos relacionamos en conjunto, igual que otros animales. Por eso las redes sociales tienen tanto éxito. Tenemos necesidad de compartir, de interesarnos por otras vidas, de aprender de otras personas.

Fuentes oficiales del Facebook, en 2012 contaba con más de 800 millones usuarios en el mundo, de los cuales, 15 millones se situan en el Estado Español. El pasado 10 de enero de 2013, IAB Spain (Interactive Advertising Bureau) y Elogía presentaron su “Cuarto Estudio Anual de Redes Sociales”. 8 de cada 10 usuarios de Internet con edades comprendidas entre los 18 y 55 años, participan en alguna red social. El número medio de redes sociales por persona es de 2.6. Queda clara la importancia de las redes, sin embargo, no hay que descuidar la vieja escuela en comunicación: un “word -of- mouth” es igualmente importante. Generar “publicity a través de debates, video blogs, testimonios… y que hablen de ti, de tu movimiento, no tiene por qué conseguirse sólo a través de las redes sociales. Un ejemplo de un caso de éxito lo tenemos en Amazon.com donde por recomendaciones de amigos y familiares, llegan a posicionar los productos.

¿Organizamos a la semana la cantidad de tiempo e información que vamos a hacer llegar a las personas a través de nuestras redes?  Es una buena forma de controlar que el esfuerzo realizado no sea algo descontrolado con lo que acabemos infoxicando a nuestros seguidores.

social media

Somos seres racionales

La ciencia y la tecnología actúan como plataforma para que los usuarios y activistas podamos aprovecharlas en nuestro beneficio. Como siempre, las empresas y lobbies, van un paso por delante, por lo que ya han vaticinado, por ejemplo, que el futuro de la compra-venta y publicidad están en las aplicaciones móviles. Según las estimaciones de Portio Research, una de las principales agencias de investigación en telecomunicaciones, las aplicaciones de pago pasarán a disminuir del actual 67% al 20% en los próximos cinco años gracias a la financiación de la publicidad y compras online.

Al conocer este tipo de datos, ¿entendemos los activistas la importancia de desarrollar herramientas que nos permitan llegar a un público más amplio? Sería interesante que las empresas éticas, colectivos políticos y asociaciones sin ánimo de lucro comenzaran a desarrollar estrategias para acoplarse a las nuevas corrientes que les impulsarán más lejos de donde llegan actualmente. Un ejemplo podría ser una aplicación móvil que permita descargar fotorecetas en base a los ingredientes que tenemos ese día en casa si somos un restaurante, una chef, o un grupo que se dedique a hablar de la alimentación como temática principal. Estas herramientas, por supuesto, han de estar enfocadas a nuestro público objetivo y desarrolladas desde nuestra especialidad. Sabemos entonces, ¿a quién va dirigido nuestro mensaje?



Somos seres emocionales

La emoción es lo más primario que hay; más corta e intensa que el sentimiento y es lo que al fin y al cabo nos mueve, nos motiva. Las cifras, los datos, las estadísticas y analíticas están muy bien, desmienten o corroboran nuestras teorías, pero, al final, lo que la gente quiere oir son historias. Estamos hambrientos de historias. Buscamos, como cualquier otra especie, sensaciones placenteras que seguir potenciando; nos juntaremos, por tanto, con aquella persona que nos haga sentir bien, elegimos a nuestros compañeros de vida en base a lo que nos hagan sentir y no en función de las características, virtudes y defectos que poseen. Por lo tanto ¿tenemos en cuenta las emociones de nuestro interlocutor al comunicar? ¿nos dejamos llevar siempre por la emoción al comunicar? O por el contrario ¿somos fríos y distantes en nuestro mensaje?

Una comunicación eficaz, es ahorro. De tiempo, de disgustos, de dinero y muchas veces de problemas que tengamos que afrontar. Decía el escritor Herman Hesse que las palabras no expresan  los pensamientos muy bien, que siempre resultan diferentes después de expresarlas, un poco distorsionadas, un poco estúpidas… Es por eso que es importante que seamos lo más precisos en el uso del lenguaje y tengamos en cuenta los diferentes aspectos de la comunicación. La fluidez que existe entre |sentimiento- >pensamiento- >palabra- >acto| logrará hacer de nosotros mismos alguien coherente.

En esta sección pretendemos, a modo de píldoras informativas, compartir lo que sabemos con vosotros para que podáis ampliar información. Cuanto más feedback reciba, más podré mejorar mis artículos y por supuesto, de mejor calidad será la información que desde esta columna os llegue como usuarios.

I AM because WE are.

Artículo originalmente publicado en Ethical Magazine el 7 de Mayo del 2013

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Infoxicados
Tagged on:                                                                                 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *