Un post que llevaba mucho tiempo queriendo hacer y que algunas de las personas que han pasado por mis cursos ya han analizado y compartido conmigo.  Como la industria del cine nos brinda de momentos mágicos para recordar, escogeré tres de los que más me gustan y os diré cuáles son las cuestiones técnicas que les hacen buenos. Este post tendrá más partes así que podéis suscribiros a las noticias para que os lleguen las actualizaciones directamente a vuestro correo ¡es gratis!

1. Hannah Arendt

Hannah es una filósofa y profesora judío-alemana residente en Estados Unidos a quien le encargan viajar a Israel para ejercer de periodista en el juicio de Adolf Eichmann, el ejecutor de la conocida “solución final” donde se masacraron millones de judios. Me gusta especialmente por tres cosas:

  • El contenido del artículo que escribe, en donde se pone de manifiesto que Eichmann no era un psicópata cuyo objetivo era el fin de los judíos sino un simple apéndice del poder nazi, alguien que seguía órdenes. Rechaza su capacidad humana de pensar, por lo que ya no es capaz de hacer juicios morales. Mantiene este contenido en su discurso. No se echa para atrás, mantiene su postura, la explica y la defiende.
  • El personaje no crea una impostura al hablar en público distinta de la que tiene toda la película. Es Hannah con más fuerza. Sin esconder su fuerte acento alemán, fumando, relajada al hablar y levantando el tono de voz cuando tiene que dejar algo bien claro.
  • En el discurso podemos ver también como una de sus alumnas le echa una mano haciéndole una pregunta obvia pero que recalque su postura a favor de los judíos cuando habla de “crímenes contra la humanidad”. La respuesta de Hannah es buena pues la aprovecha para poner otra vez el acento en su solidaridad con el pueblo judio y le permite llevarse al público a su terreno contando su historia personal: ella también es judía. El final es poderoso. Deja el cigarro. Se pone delante del pupitre y junta los puños en un llamado a la acción para los momentos cruciales de la historia: pensad.

En gestión de crisis en comunicación también nos enseña que una vez la opinión pública está en su contra, ella hace lo que tiene que hacer: alejarse del epicentro de la crisis pues la opinión pública no llevaba razón en lo que estaban diciendo (tachándole de antisemita ante las declaraciones de que menos judíos hubieran podido morir si no hubieran colaborado los líderes con Eichmann). Una vez que la polémica afecta a su trabajo y la opinión de sus alumnos, los únicos que le importan, es cuando hace esta brillante aparición pública para desmentir que ella sea antisemita, ni tampoco sus declaraciones.

Este discurso está genialmente pensado y podría comentar muchos de los matices que tiene pero prefiero que lo veais y saquéis vuestras propias conclusiones que quizá nos lleven a un debate más enriquecedor.

 

Hannah_Arendt-809536706-large

Video

2. Network

Esta es una de las primeras películas que vi hace años cuando comencé a estudiar oratoria y discurso. El film no tiene desperdicio alguno y da para varias horas de análisis con respecto a comunicación, temas de propaganda y los diversos aspectos en un buen orador (pathos, ethos y logos). Tiene tres discursos muy potentes, los dos del protagonista en directo en la cadena de televisión y el del presidente de la UBS contra el presentador. Analizo aquí el segundo; el que Howard Beale, el protagonista, se prepara para dar ante millones de telespectadores en directo, aún a sabiendas de que la película se hizo famosa por su primer discurso y la frase “estoy más que harto y no pienso seguir soportándolo”

Lo elijo por estas tres razones:

  • La fuerza que tiene. Lo mismo que en el anterior, hay muchas maneras de lograr que tu discurso tenga fuerza y nada tiene que ver la fuerza con gritar o gesticular de forma exagerada. Estos dos aspectos no son lo que consiguen que el discurso de Beale sea poderoso, sino su honestidad. Es la brutal honestidad de alguien que ha permanecido atado al sistema de engaños de los medios de comunicación lo que le da ese plus de credibilidad a pesar aparentar locura en algunos momentos. Esto es algo poderoso a recordar: tu mensaje vale el doble si la fuente es la correcta.
  • Por como comienza “un tipo millonario de media clase y de pelo blanco ha muerto, ¿y eso que tiene que ver con el precio del arroz?” Se aleja de los intereses de la cadena, cuyo presidente ha muerto (el tipo millonario) y se acerca a los intereses de la audiencia (el precio del arroz).
  • Porque se hace con el espacio de manera que consigue llenar el solo, con sus palabras, con sus acertados pasos hacia un lado y otro todo un plató de televisión. Y no necesitas más que el orador para captar tu atención. La iluminación de la película es cierto que ayuda, pero se nota la diferencia con , por ejemplo, el discurso anterior. Uno académico frente a uno más tipo “show”.

 

Networkmovie

Video

3. El discurso del rey

Si hay algo que me guste más que una buena escena de oratoria, es toda una película dedicada a enseñar y deleitar con el bello arte de la oratoria. Por eso el Discurso del Rey no puede faltar en esta primera selección que hago. Muchas ya conocéis el argumento, la dificultad del Rey George IV de Inglaterra para hablar en público. Su tartamudez y como es tratada gracias a un profesor para enfrentarse a sus quehaceres como monarca.

Me gusta este discurso:

  •  Porque es la prueba viviente (está basada en hechos reales) de que los problemas a la hora de hablar en público, se pueden superar. La timidez, las fobias, el miedo escénico, la dicción pobre, la tartamudez… todo con trabajo y un buen logopeda para unas cosas, y media trainer para otras, se puede aprender a mejorar en cualquier tipo de circunstancia.
  • Porque se recrea en las pausas. No corre, sabe que no puede y eso le da al mensaje la presencia y el peso que tiene: “estamos en guerra” (3 de septiembre de 1939, I Guerra Mundial). Se dirige a toda la nación y es sabido que la cobertura radiofónica de principios del siglo XX no era lo que es ahora, por lo que este mensaje es muy adecuado tanto para medio como para el contexto. Pausado, haciendo un buen uso de los silencios y bien pronunciado (recordemos que es tartamudo). Es muy adecuado sobre todo porque en un punto del discurso les pide que estén “calmados, firmes y unidos” como el mensaje que él está dando.
  • No se viene abajo en los fallos. Si veis el enlace que os adjunto, en inglés, las “erres”, por ejemplo, no las pronuncia bien. Tiene fallos, es imperfecto. Pero aún así, respira y continua.

a260bb8195a3e88ce54aca3d11452b06

 

Video

Como siempre, acepto todo tipo de sugerencias y comentarios para mejorar. Espero que disfrutéis tanto leyendo como yo escribiendo para vosotros.
¡Hasta la próxima!

 

Discursos de cine (I)
Tagged on:                                         

6 thoughts on “Discursos de cine (I)

  • October 15, 2013 at 8:32 pm
    Permalink

    Magnífico post Paula, de las tres la única película que he visto ha sido la de Hanna Arendt, hay una escena en la película en la que se la ve hablando con su profesor Martin Heidegger en la que ella le insiste en que de una explicación pública sobre su apoyo al nazismo. Esto creo que es uno de los motivos por los que hace ese discurso en la universidad, para dejar clara su postura y que no sean otros los que la interpreten.

    Reply
    • October 16, 2013 at 8:22 am
      Permalink

      ¡Muchas gracias Miguel! Me alegra mucho que te guste y desde luego es como tú bien dices. Hannah tiene ese punto de inflexión en la película al recordar como Heidegger actuó de manera más irresponsable y cobarde. Creo que en comunicación de crisis es fundamental ser tú quien maneje en todo momento la comunicación que se envía desde tu postura, ONG o empresa; estar en control al 100% no siempre es posible pero hemos de tener atado todo lo que esté en nuestra mano. Hannah le echa mucho valor al hacer este discurso y sigue con la cabeza bien alta a pesar de las dudas. Lo que dice tiene sentido, ofenda a quien ofenda.

      Un abrazo Miguel, te agradezco el comentario!

      Reply
  • October 16, 2013 at 8:02 am
    Permalink

    Me ha encantado Paula, la verdad es que solo he visto El Discurso del Rey, pero es una película que me encantó desde el primer momento. La he visto en español y la quiero ver en versión original, seguro que no tiene nada que ver. Pero me ha gustado mucho tu post. Espero con ganas el siguiente.

    Reply
    • October 16, 2013 at 8:20 am
      Permalink

      Muchas gracias Sergio. Estoy especialmente contenta con este post pues le he puesto mucho cariño y trabajo. Intentaré tener el próximo para la semana que viene con otras tres películas diferentes. Un abrazo!

      Reply
  • October 16, 2013 at 11:31 am
    Permalink

    Muy interesante la propuesta. Menos la del Discurso del Rey, que ya la he disfrutado, me apunto las otras dos, sobre todo la de Arendt. El buen cine tiene mucho que enseñar y si, además, se agrupa por temas, como es el caso, estamos ante una fuente complementaria y valida de información.
    Tengo curiosidad por saber que películas andarán por aquí… sospecho de algunas, ¡pero mola más el misterio!

    Reply
  • Pingback: Discursos de cine (II) – Paula González Comunicación

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *