Una de las primeras cosas que aprende alguien que estudia publicidad es el artículo 10 del Estatuto de Publicidad de 1964 que reconoce que “la publicidad, como servicio dirigido a los consumidores, constituye un instrumento ordenado para orientar la libertad de elección y favorecer la lícita concurrencia en mercado”.

Hace un año escribí en redes sobre el anuncio anterior de Campofrío “El curriculum de todos”. Mi comentario iba dirigido al tipo de publicidad que hacen, engañosa, deseal. Porque ¿en qué anuncio de Campofrío salen los gritos, la sangre derramada,  el cuchillo que corta, el bebé que se pisa, la madre que muere… para “orientar la libertad de elección”?

¿Cómo vamos a ser libres de elegir si se nos oculta la información?

 

1471194_10152400851655130_1072182969_n

Decía la doctora en psicología Melanie Joy en su conferencia del pasado viernes 13 de Diciembre en La Casa Encendida en Madrid, que el “carnismo” es “un sistema que nos enseña a no sentir, a no pensar en los animales que comemos”. Industrias que trabajan para conseguir apagar nuestra empatía a la hora de la cena. La publicidad que hacen esta y otras empresas, no es más que un vehículo para perpetuar este sistema de creencias basado en falacias.

Los anuncios de Campofrío son buenos, muy buenos. Son tan buenos que en McCann, la agencia que los hacen, lo saben y cada año buscan una conexión emocional tan fuerte con la gente que les alejan por completo de los horrores que se esconden tras los mataderos. Aunque esté llena de mentiras, claro.

¿Qué vende Campofrío? ¿Animales muertos? No. Campofrío vende “optimismo en tiempos de crisis”, vende “alegría”, “orgullo patrio” (del que ellos consideran bueno, no del rancio xenófobo y fascista…). Esta empresa no cobra por los muertos, vive de los monólogos que se marca aprovechando que ahora, los espectadores hemos dejado de ser pasivos para interactuar haciéndoles aún más “publicity” (1).

1486916_10151774959788344_1257911732_n

En toda su historia, han utilizado la morriña que sentimos cuando algún ser querido se marcha del país, han subrayado los clichés más hippies para hablar de los vegetarianos y nos intentaron convencer haciendo protagonistas a los payasos de nuestra infancia diciendo aquello de “que nada ni nadie nos quite nuestra manera de disfrutar de la vida”. Para que así, si te opones a esta multimillonaria empresa, eres tú, ciudadana, quien no sabes disfrutar de la vida y además no sabes, lo que te estás perdiendo.

 

“Quien se opone, cae mal. Hay que además proponer.” Esto es una máxima en comunicación, que sé que es una falacia lógica, pero no deja de ser menos cierto para nuestras imperfectas mentes y nuestros muchos sesgos cognitivos.

                         0WujX1374244_10151667197733344_335378983_n

 

 

Nosotros tenemos que oponernos porque lo que sucede con los animales, no es ético. Pero lo que esta gente no sabe es que cada día somos más personas que decidimos llevar una vida 100% libre de crueldad. Porque sabemos y podemos disfrutar de la vida, pero es que además, queremos que los demás también puedan hacerlo.

1231253_10151846488399223_760971021_n 941519_10152468468683345_1641296465_n 998303_652520044798535_1363680574_n 1476478_10200923832233496_215243168_n

 

 

 

Si queréis escribir en twitter ahora, son TT. #HazteExtranjero #Campofrío  y @campofrío_Es

 

Fuentes:

(1) Cifras del anuncio en Twitter -> http://bit.ly/1kRR6wc 

http://www.20minutos.es/noticia/2007577/0/campofrio/hazte-extranjero/anuncio/

http://ecoteuve.eleconomista.es/publicidad/noticias/4888786/06/13/La-agencia-de-publicidad-McCann-Erickson-vuelve-a-dar-vida-a-Campofrio.html

http://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-1964-9400

http://www.publico.es/489210/comer-animales-es-el-resultado-inevitable-de-la-influencia-de-un-sistema-opresivo

Campofrío por Igualdad Animal

 

 

Fotografías:

Edgar’s Mission

Montaje de Campo muerte = Guillem Marial

Mino Valley Farm Sanctuary

Santuario Gaia

Igualdad Animal

Plataforma “La tortura no es cultura”