La mayoría de gente que me escribe para conseguir mejorar su oratoria o hacer una presentación para que no le olviden, tiene un miedo básico en mente: que no se noten los nervios.

Sin embargo, pocos se preocupan por temas mucho más relevantes: ¿conseguiré el impacto que necesito en mi público? ¿se quedará la otra persona con una buena impresión? ¿lograré emocionar y que me recuerden? Todas estas preguntas son mucho más interesantes para plantearse antes de comenzar a preparar una reunión o un discurso. Por supuesto, sin práctica y manejo del tema del que vas a hablar, no podrás conseguir que las emociones fluyan y conectar con tu público.

hipster-869222_1280

La gente perdonamos los nervios normales a la hora de salir al escenario, pues todas las tenemos, se nos noten más o menos. Lo que no perdonamos es una conferencia sosa, sin alma o de un ponente agresivo y enfadado.

 

 

 

Si tú también vives preocupada porque tus gestos delaten tu nerviosismo, quédate para ver por qué es más importante conseguir emocionar que todo lo demás cuando comunicamos.

Tweet: Por qué es más importante emocionar que todo lo demás cuando comunicamos. Vía @paulaglezc http://ctt.ec/Dekf8+

 

  • Somos animales sociales.

Vivimos en manada, nos comunicamos y nos vemos reflejados en las actitudes y experiencias de la gente que tenemos delante.

 

  • Las emociones permanecen.

Al final de una cita, de un encuentro o de un seminario… recordamos mucho más cómo nos hicieron sentir que aquello que dijeron o si estuvimos nerviosos o no.

 

  • Según avances en la presentación, los nervios irán disminuyendo.

Disfruta con lo que haces, mira a la gente, observa sus reacciones, lánzales una pregunta. ¿Por qué no ibas a poder pasártelo bien tú también?

 

  • Las emociones mueven.

Su nombre proviene del latín ‘movimiento o impulso’. La gente te recordará por aquello a lo que conseguiste inspirarles.

 

  • Las emociones son más primitivas.

…que cualquier pensamiento racional. La afinidad o simpatía que tengan contigo será más fuerte que aquello que intenten racionalizar. ¿Sabes cuando te cae bien alguien que no conoces pero no sabes exactamente por qué? Ahí tienes tu respuesta.

¿Te han servido estas razones para pensar en emocionar la próxima vez? Compártelo con alguien a quien creas que le puede ayudar y cuéntame, cuál es la última charla o conferencia que has visto que te haya emocionado y por qué. Me encantará que compartamos experiencias.

Aquí os dejo a uno de mis favoritos.

 

 

 

Nota: quedan excluídas las emociones más negativas a la hora de comunicar como son la ira y el miedo. Quienes comuniquen desde el enfado, se llevarán más de un disgusto.

En oratoria es más importante emocionar que estar pendiente de que no se noten los nervios
Tagged on:                         

2 thoughts on “En oratoria es más importante emocionar que estar pendiente de que no se noten los nervios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *