Se publicaba ayer en el diario El Pais, el periódico de nuestro país que más prestigio tiene a nivel internacional, el siguiente artículo sobre la chef brasileña Bela Gil:

Screen Shot 2015-11-09 at 14.14.43

Comienza el artículo enumerando una serie de hábitos que esta señora hace en su día a día que nada tienen que ver con el vegetarianismo: lavarse los dientes con cúrcuma, cuidar las partes íntimas de su hija con aceite de sésamo, hacerse su propio desodorante, etc. para pasar después, a la pregunta inevitable: ‘¿Usted come bacon?’, a lo que ella responde que nunca ha formado parte de su dieta.  Hasta aquí podríamos pensar que Bela es, efectivamente, vegetariana. Pero más adelante, confiesa: “Si me despierto hoy con antojo y creo que necesito comer carne, voy a comer carne”. Por lo tanto, Bela no es vegetariana. Comer más vegetales por motivos de salud, no significa que se entienda y adopte el concepto moral de que todos los animales importamos por igual, humanos y no humanos.

 

Sensacionalismo promovido por la alerta de la OMS

Teniendo en cuenta que ella misma dice que no le gustan las etiquetas, y menos mal, porque si se definiera como vegetariana no podría estar más lejos del término, la periodista del artículo ha decidido que era mucho más llamativo decir que esta señora es una vegetariana que come animales a raíz del último comentario, también bastante desubicado, de la chef en sus redes.

Al margen de lo errónea que puede ser esta declaración sobre el beicon y sus bondades como los antioxidantes y la vitamida D (really?!), es increíble la respuesta de los medios a los recientes estudios y hallazgos de la OMS sobre la carne, que están situando al veganismo y la dieta vegetariana como las soluciones reales a los problemas del siglo XXI en materia de respeto animal, medio ambiente y reparto efectivo de los escasos recursos.  Una pataleta infantil disfrazada de respuesta de adultos: ‘como se ha demostrado que mis hábitos no solo perjudican a los animales, sino que a mi también, voy a ridiculizarlo al máximo porque prefiero vivir en la bendita y necia ignorancia, que hacer un ejercicio de autocrítica y cambiar mis hábitos.’

Un ‘olé tú’ en toda regla.

 

Os dejo con otros titulares que son delirantes.

Screen Shot 2015-11-09 at 15.42.08

http://www.revistagq.com/la-buena-vida/comer-y-beber/articulos/oms-carne-roja-bacon-debe-ser-frenada/22758

 

Screen Shot 2015-11-09 at 15.44.19

http://blogs.20minutos.es/la-gulateca/2015/11/01/asi-nos-hemos-reido-de-la-oms-las-mejores-bromas-sobre-el-drama-de-la-carne-cancerigena/

Formación a medios y periodistas sobre veganismo

Que Bela Gil, que tiene casi medio millón de seguidores en Facebook, confunda la velocidad con el tocino, es algo inevitable, aunque sería mejor que fuese consciente de la gran responsabilidad que tiene alguien con tanta influencia en las redes; pero que un medio serio como se presupone que es el periódico El País, publique un artículo así, hace flaco favor a la causa y desinforma a sus lectores.

Es urgente una mejor formación a periodistas y medios sobre lo que implica social, política y moralmente ser vegano. Mezclar conceptos tan dispares como los de la medicina natural, el ayurveda, la ecología, la macrobiótica, etc. con el veganismo o la dieta vegetariana, ya no es admisible y deja en muy mal lugar al medio y al periodista en concreto.

Es, por lo tanto, responsabilidad de las ONG, comunicadores, portavoces y activistas, informar bien a los medios. Del mismo modo que es es responsabilidad suya, saber bien de qué hablan para poder dar conceptos a las lectoras que no den lugar a equívocos, ni a noticias sensacionalistas y vacías de contenido como esta.

12208511_330842477086437_1158812379338832303_nEste libro de investigación y análisis sobre comunicación y derechos animales, editado por la doctora Núria Almiron, profesora de la universidad Pompeu Fabra; por Carrie P. Freeman, autora del libro ‘Framing Farming. Communication Strategies for Animal Rights’;  y por Matthew Cole; incluye, entre otros temas, una guía de estilo para personas que trabajan en medios de cómo tratar el tema correctamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hacer pedagogia. ¿Cómo podemos ayudar a los medios?

 

  • Escribe un dossier de prensa que adjuntes en todas tus notas aclarando términos que puedan ser confusos.
  • Anota el nombre y el contacto del periodista con el que hables y dirígete siempre con mucha educación.
  • Deja bien visible en tu página web una ‘sala de prensa’ con el contacto del responsable de medios para que pueda ser localizado.
  • Ten paciencia. Repite todo las veces que haga falta, no todo el mundo nace sabiendo y presumiremos siempre la buena fe de los demás.

 

Es fundamental ampliar nuestra formación si queremos dejar de ver titulares como este; evitar ser confundidas con ecologistas; o ayudar a que en los medios dejen de hablar de ‘ejemplares’ para comenzar a hablar sobre individuos.