Hay proyectos y gente que son especiales, mucho. Imagino que a ti también te gustan las personas que no solo ponen pasión en lo que hacen sino que, además, se pasan la vida aprendiendo, leyendo, haciendo autocrítica, mejorando… Este es un espacio y una entrevista para alguien así. Es jodidamente bello que alguien te dedique su tiempo y si encima lo hace explicando todo lo que tienes que saber para aprender de gastronomía vegana, ya es una maravilla.

Si ya conoces los blogs Creativegan y Gastronomía Vegana, quédate porque te va a encantar la entrevista. Si no conoces a Virginia García, la mastermind, catlover, vikinga sutil y peinadora de bigotes que está detrás de este proyecto, bienvenida, igual te enamoras.

Una entrevista de activismo culinario y amor por las cosas bien hechas.
Tarta de calabaza hokkaido - CreatiVegan.net
Tarta de calabaza hokkaido – CreatiVegan.net
1. Cuéntanos un poco más sobre ti y cómo decidiste empezar Creativegan y Gastronomía Vegana.

Soy Virginia García, tengo 32 años y no me gusta la cebolla cruda. De pequeña era una niña rarita a la que no le gustaba prácticamente nada. ¿Coca-Cola? Arcada automática. ¿Tarta de cumpleaños? Qué asquito. ¿Legumbres? Puaj. ¿Verduras? Ni con un palo. Entonces crecí, me fui de casa y al poco tiempo me hice vegana. Tras un par de semanas a base de espaguetis/arroz con tomate frito y el consiguiente cólico, pensé que quizá era hora de aprender a cocinar y hacer que me gustasen las cosas. Igual es que las había probado mal o que ni las había probado. Así que manos a la obra, verdura por verdura, legumbre por legumbre, haciéndolas de mil maneras diferentes hasta que conseguí que me gustasen cosas. Qué bueno está el brócoli.

foto_yoEntonces pensé que quizá sería buena idea abrir un blog en el que subir mis recetas para que la gente viese que no es tan complicado hacer cosas chulas. No había apenas blogs de cocina vegana en castellano, así que compré el dominio y alojamiento y me puse a ello. Con el tiempo vi que sería más práctico separar recetas y resto de información gastronómica y por eso creé Gastronomía Vegana, un sitio en el que hablase de todo lo relacionado con la cocina pero que no se limitase o tuviese que contener necesariamente recetas. Dejé para CreatiVegan solo las recetas, ampliando mucho la información sobre su elaboración, sus ingredientes, etc., y los tutoriales y artículos sobre cómo cocinar, así en general, para Gastronomía Vegana.

Cómo sustituir el huevo con un plátano - Gastronomía Vegana
Cómo sustituir el huevo con un plátano – Gastronomía Vegana

2.Podríamos definir entonces tu trabajo como activismo culinario. ¿Qué crees que es lo más importante a tener en cuenta si nos decantamos por este tipo de proyectos?

Al principio no pensé si lo que estaba haciendo (en el blog) era algún tipo de activismo. Soy vegana por ética, sí, pero una recopilación de recetas vegetales no parecía constituir ningún tipo de acción directamente relacionada con el activismo. Lo veía como una recopilación de mis recetas que estaba ahí, en la red. Pronto me di cuenta de que no era así, que realmente estaba funcionando para ayudar a gente a ver esto del veganismo como algo más normal, hacer sus pinitos en la cocina, etc.

Cuando se trata de mera información complementaria a lo que pueden haber visto en medios, folletos o actos, me parece más activismo indirecto o pasivo. La gente ve Earthlings (por ponerte un ejemplo) y busca la manera de hacerse vegana. Encuentran tu blog y prueban.

virginia_GarciaPero eso tampoco era así del todo. Mi blog iba mutando conmigo y con la realidad que vivimos. Nunca he sido de poner proclamas ni de meter todo tipo de información relacionada con los animales en todas las recetas porque lo que más me interesaba era que la gente lo viera como algo normal, un espacio más bien neutro en el que no te están poniendo imágenes terribles de mataderos sino imágenes maravillosas de comida riquísima que además pueden hacer en casa. En el momento en el que hablas un poco más allá de la descripción de la receta, estás diciendo mucho más. Enseñar a la gente a cocinar es más productivo que enseñarles una receta, y si pueden aprenderlo todo, lo que estás haciendo es fomentar un movimiento, es un tipo de activismo. Cuando enseñas así las cosas no estás dando una información aséptica, la estás cargando de motivos y objetivos.

Hay muchísimas cosas que se pueden hacer a partir de esto, y hay grupos que ya lo hicieron hace muchos años. Recuerdo por ejemplo Food Not Bombs, que utilizaban comida en buen estado descartada de mercados y tiendas para hacer comidas gratis para la gente que quisiese y lo necesitase. Hace tiempo el activismo solo se concebía como algo presencial, pero desde que casi todo el mundo tiene internet en casa, en el móvil o en algún punto cercano, el activismo ha cambiado mucho, tiene más posibilidades porque estés donde estés puedes hacer algo.

Para empezar algo así hay que tener en cuenta muchas cosas, para empezar ¿por qué lo haces? ¿qué quieres conseguir? Y ¿cómo vas a conseguirlo? Y hay que ser realistas, estudiar mucho sobre activismo, sobre aquello a lo que te quieres dedicar, etc.

1381899_10153343932215626_820977101_n

3. No ha sido hasta más tarde que has decidido monetizar tus blogs, ¿qué herramientas de financiación tienes?

Se tiene la concepción errónea de que el activismo ha de ser siempre voluntario y perdiendo dinero. Y eso es un error muy grave. Si no tienes para comer no puedes hacer ningún activismo. Si tienes que dedicar hasta 12 horas diarias a trabajar, no puedes hacer activismo. O sí, algo puedes hacer, pero cosas que no van a tener el mismo impacto que si dedicas todo tu tiempo a analizar estudios, aprender comunicación, oratoria, estrategias, planes de acción, hacerte una experta en aquello que quieres hacer.

Es muy importante ser una persona experta en aquello de lo que quiere hablar y a lo que quiere dedicarse, tienes que conocerlo todo o casi todo, no dejar nunca de estudiar.

Y todo eso es un trabajo. Trabajo como tal. Es un trabajo técnico, prima la calidad, construido sobre una serie de conocimientos y experiencias a los que no todo el mundo ha tenido acceso. Solo así puedes ayudar de verdad, enseñar, formar a otras personas.

Gracias a esta profesionalización del activismo hemos podido ver cosas tan impresionantes como el movimiento de derechos animales en España, donde era inexistente. ¿Había? ¿Sí? ¿Y dónde lo veías? Tenía CERO repercusión. Nadie iba a una granja a grabar y nadie lo emitía y nadie lo veía y nadie decidía hacerse vegana.

No puedes cambiar una sociedad repartiendo 100 folletos cutres fotocopiados a mano un lunes por la noche después de trabajar. Las cosas son mucho más complejas. Hacen falta comunicadoras, psicólogas, estadistas, antropólogas, publicistas… Por supuesto comprometidas, esto no es un trabajo que incentive el conformismo, así que si lo que alguien busca es simplemente lucrarse, puede hacer unas oposiciones o mirar en cualquier empresa privada.

12079543_10156089877085626_8395265996134430419_nCuanto más tiempo le he ido dedicando al blog menos le he dedicado al trabajo (trabajaba como administradora de sistemas), vida social y ocio. Básicamente salía de trabajar y trabajaba en el blog. Por eso empecé a poner publicidad de Google (AdSense) y prestar también espacio para banners de quien quisiese anunciarse. Desde hace unos años me dedico solo al blog (estaba en paro), así que cada vez he ido trabajando más horas y se ha notado en cuanto a la producción de recetas, tutoriales, recetarios y libros.

Si no monetizase mi trabajo habría cerrado el blog hace mucho tiempo. Ahora al menos recupero parte de lo que invierto. Trabajar y no cobrar es la definición de esclavitud.

4. Llevas ya unos nueve años, ¿verdad? dando opciones a la gente para que se acerquen a la comida vegana con otra actitud. Coméntanos un poco sobre número de visitas en los dos proyectos, tipo de público, dudas más comunes y cómo gestionas tu comunidad.

Entre todo el tiempo que dedico al blog hay una buena parte que se la llevan el análisis del público y las redes sociales.

Desde un principio tuve bastantes visitas para lo que era un blog a finales de 2006, en torno a 300-500 diarias los primeros meses. Vi que buena parte de estas visitas procedían de gente que buscaba cosas relacionadas con la cocina en Google: cómo cocer tal cosa, cómo guardar verduras, recetas con tal ingrediente… Muchas acababan en CreatiVegan aunque no tuviese ninguna entrada específica sobre lo que buscaban, así que vi que era una necesidad y además de lo que a mí me apeteciese subir, también hacía esas recetas que la gente tanto buscaba.

grafico-arroces

La mayoría de visitantes siempre han sido de países de habla hispana, sobre todo de España, Argentina y México, y con el paso del tiempo el rango de edad se ha situado entre los 20 y 34 años, más o menos. Es normal, es también la mayoría de la gente que utiliza internet.

Ahora tanto CreatiVegan como Gastronomía Vegana están en torno a las 180,000 visitas mensuales, o unas 5,000-6,000 diarias. Nunca ha sido algo que me preocupe, la calidad de un blog o una página no está solo en el número de visitas ni en el número de fans que tengas en Facebook, son muchas más cosas vistas en conjunto. Quienes no entienden esto hacen mierdas como los click-baits, artículos super penosos con una o dos palabras repetidas hasta el ridículo, y cosas así. Como si fuese tan difícil de entender que detrás de la pantalla hay personas, como ellos, que si tus contenidos son mediocres no gustan, que si lo que escribes es una basura la gente no vuelve, etc. Que no, que ganar popularidad no depende de misteriosos algoritmos informáticos irresolubles y super secretos. Que no. Que es mucho más natural que eso.

Y detrás de tu blog o página tiene que haber “alguien”. Cuando la gente tiene una duda que no ha podido resolver con tu artículo, ha de poder escribirte. Es tan natural como que estés dando clase y alguien levante la mano. Pues esto es igual.

Todas las semanas recibo cientos de emails con consultas de lo más variopinto. Si descartamos todas aquellas que se pueden resolver con “léete de nuevo la receta/el artículo, en él explico lo que preguntas”, las preguntas más comunes suelen estar relacionadas con cómo empezar con una alimentación 100% vegetal: por dónde empiezo, hacer la compra, planificar comidas, ¿necesito ir al médico? Por suerte tengo ya escritas muchas cosas sobre el tema que organizo en un momento según las dudas concretas que tengan o su forma de enfocarlo y así puedo ayudar en todos los aspectos posibles.

12339553_1232831683399577_8020438875174352850_o

5. Sacas nuevo libro junto a Lucía de ‘Dime qué comes’. Tiene una pinta increíble y queremos saberlo todo sobre el proceso de creación.

Todo todo no se puede saber, jejeje. En algunos momentos fue bastante infernal para mí, que además tengo que confrontar problemas personales. Con respecto a Lucía ninguna queja, ¿eh? Todo lo contrario, qué chica más resuelta, qué gusto trabajar con ella. Fue saber que ella era la dietista-nutricionista y le mandé un mail, empezamos a hablar y en pocos días tenía hecha la introducción nutricional, que sometimos a debate y analizamos cómo mejorarla, cómo enfocar las cosas… Qué maravilla, de verdad. Lucía es una tía super profesional y comprometida con lo que hace, muy apasionada. Para mí lo sabe todo y lo explica todo y no hay nada relacionado con la nutrición que escape de sus conocimientos. Soy como una cría pequeña mirando a la chica grande que tanto sabe.

11231877_10156232543075626_7581875560049967645_o

Hice unas cuantas listas de recetas. Taché mil cosas. Algunas de las recetas acabaron siendo “lo que me apetecía poner” porque me estaba comiendo tanto la cabeza con hacer “lo mejor de lo mejor” que no estaba avanzando nada. Menos mal que tengo amigos y amigas que hacen que vuelva a la realidad en la que la gente no es tan compleja como en mi cabeza, que a veces todo es más sencillo de lo que parece.

gateteMis gatas también me ayudaron mucho, sobre todo al hacer las fotos. Monto todo el tinglado para fotografiar, hago el plato en cuestión y cuando vuelvo están ellas encima del mantel. Consigo echarlas, empiezo con la composición, tiro unas fotos y… vaya, en una ha salido una garrita. Cambio de ángulo, enfoco y… cabezón de gata.  Cambio alguna cosa o pongo algo más y en lo que tarda en cerrar y abrir el obturador ya falta algo. Una de mis gatas es una tragaldabas y le gusta hasta el tomate natural, así que imagínate. Para muchas fotos la tuve que meter en el transportín (no la encierro en el baño o en el dormitorio porque le gusta mirar lo que hago). Es muy gracioso, pero a veces es molesto. Por suerte van aprendiendo a no molestar (tanto).

Conforme iba haciendo y rehaciendo las recetas, después de que las probase más gente y todo eso (sí, todas están testeadas), se las pasaba en texto a Lucía, que hacía el análisis nutricional. Al principio esto intimida un poco por miedo a hacer recetas que sean una mierda (nutricionalmente hablando). Pero en lugar de agobiarme y buscar por mi cuenta para intentar que todas las recetas sean el súmum de la supersaludmeganutricional, pensé en las sabias palabras de Lucía: “una alimentación saludable se valora de manera global, no por una receta”, las sabias palabras de mi amiga María: “¡¡pero dameeeeeeee!!” y las sabias palabras de mi gata Cati: “miaumiaumiau”. Todas las recetas que hice están bien, tienen “sustancia” (en el libro solo hemos puesto los nutrientes de los que hablamos en la introducción, pero ya sabes que hay más). A veces Lucía me pedía que le pasase la foto de la receta, y pobrecilla, el hambre que ha debido pasar viéndolas 😛

Lo que no hay en el libro son mis explicaciones kilométricas de cada receta. Voy bastante al grano aunque detallando los pasos, el aspecto y textura que deben tener las cosas, etc. Pero no pasa nada, para eso he creado también www.librococinavegana.com, para explicar cosas sobre las recetas del libro, sobre todo para gente que esté empezando.

6. También has comenzado a ir a ferias, ¿es así como combinas acciones dirigidas al público offline con las online? ¿Qué te reporta mejores resultados?

El blog y un puesto son cosas totalmente diferentes. En principio lo del malasaña market fue una cosa puntual para vender ciertos accesorios de cocina que la gente no encontraba fácilmente, galletas, bizcochos y magdalenas, que son cosas que todo el mundo me dice que quiere probar, y para que me consultasen sus dudas culinarias “en directo”. Para mí que puedan venir con sus dudas y se las resuelva en el momento es muy cómodo (para la gente también), porque puedo explicarles las cosas de otras formas, ver por dónde fallan o con qué flaquean y “recetarles” pautas a seguir en la cocina. En general la gente que vino era muy maja y muy agradable, con muchas ganas de aprender, y a mí me gusta hablar con ell@s.

12119039_10156103904310626_4361448827289484706_n

7. ¿Qué proyectos tienes en mente? ¿Te ves ampliando Gastronomía Vegana y Creativegan aún más?

Cosas que tengo en mente: hacer más cosas con Lucía. En la entrevista que me hizo le dije que creo que dietistas-nutricionistas y chefs/cocineras/cocinillas estamos muy separadas, y tenemos que arrejuntarnos más. Que la gente necesita educación nutricional y a la vez aprender a cocinar, y no puede ser que ellas estén por un lado y nosotras por otro. Tenemos que hacer cosas en conjunto.

De momento es hora de reflexionar, seguir trabajando, pero reflexionar sobre esta y más cosas y empezar a ampliar. Escucho a la gente y me tomo en serio sus necesidades, así que de todo ello irán saliendo cosas nuevas. No es que no te quiera decir nada concreto, es que todo tengo que valorarlo, estudiarlo, etc.

8. Si alguien quisiera ahora abrir un blog de cocina vegana, dínos qué cosas repetirías y qué pasos tratarías de evitar.

 

                   12046644_10156089876060626_3134828861412910023_nSi alguien quiere abrir un blog de cocina vegana, que se pregunte por qué, para qué, para quién, cuánto, cuándo, dónde, con qué objetivo, etc. Para mí lo importante es “porque quiero”, eso es esencial. Si lo haces y no te gusta se va a notar en el blog y en ti, que vas a estar invirtiendo tu tiempo y tu dinero en algo que no te gusta. Si quieres ir de autoridad en la materia más vale que seas experta. Y para abrir un blog de cocina no hace falta ni que seas una experta ni que seas una autoridad en la materia. Puedes mostrar tus primeros pasos en la cocina, tus progresos, etc. Eso hará también que la gente como tú, que está empezando, se sienta más segura porque conecta más contigo, tenéis más cosas en común. A mí mucha gente me dice que no comenta porque “impongo”, “les intimida”, o “les asusta” quedar como imbéciles “por no saber tanto”, por eso me suelen enviar mails en lugar de comentar, y me da mucha pena y vergüenza porque no es mi intención, así que desde hace un tiempo intento ser menos seria y explicar las cosas más coloquialmente.

Con respecto a las fotos, creo que es imprescindible si quieres que tu blog abra el apetito. Para hacer buenas fotos no necesitas una cámara carísima, pero sí práctica y aprender estilismo culinario. Mis fotos no son todas super buenas, eso ya lo sé, y es que soy humana y muchas veces reflejan mi estado de ánimo. Pero si hay algo importante es que tu comida tenga buen aspecto. Si parece el vómito de tu perra, da igual los elementos que pongas, la cámara o el estilismo. Seguirá siendo una pota, una diarrea, algo en mal estado, basura pisoteada y todas esas cosas que no queremos que parezca. ¿La solución? Observar (que no “mirar” ni “ver”) las fotos que te gusten. Qué tienen. Cómo están hechas. Desde dónde las han hecho. Desde dónde viene la luz. Qué colores se han usado y cómo, etc. Analizarlas muy bien y tratar de imitarlas. Y haz muchas fotos, todas las que quieras, desde arriba, desde un lado, desde otro… ¡que ya no hay que andar revelando carretes! 🙂

9. Bajo tu punto de vista de experta en cocina, ¿qué restaurantes veganos te encantan? ¿y otros blogs?

Si te digo la verdad no suelo comer ni cenar fuera de casa casi nunca, pero las últimas veces que he salido me ha gustado tomar cervezas en La Oveja Negra Vegana (Lavapiés) y picotear raciones en el B13 (Callao-Gran Vía).

Sobre otros blogs ya he dicho muchas veces que sigo muchísimos, tengo siempre más de 1000 elementos sin leer en mis feeds, así que me lo tomo con calma y los leo cuando tengo ratitos libres. Por ejemplo leo el blog de Lucía (Dimequecomes.com), el tuyo porque las cosas que estás subiendo en los últimos meses me están ayudando mucho, blogs de cocina como Crazy Vegan Kitchen, Mi Vida con un Vegano, Milking Almonds, Delantal de Alces, Connoisseurus Veg, Manjula’s Kitchen, Vegalicious, Cocina de Nihacc… de verdad que no puedo ponerlos todos, son demasiados 🙂

10. Empresas como Hampton Creeks, carne in vitro…¿cuál crees que es el futuro de la cocina vegana?

Veo muchos caminos, muchas tendencias diferentes. El tema de la carne in vitro, se haga o no una realidad comercial, me parece muy interesante. Solo el hecho de que se investigue en este sentido es una buena señal por muchas cosas, por hacer algo más sostenible, algo que no dañe a los demás animales, algo que pueda ser ético, o algo simplemente movido por la curiosidad.

Hamburguesa de judías negras

Por un lado las carnes vegetales cada vez están más curradas y eso está bien, añade más variedad aún a todo lo que ya tenemos para comer. Por otro, que la gente de a pie tendemos a innovar con las cosas más básicas: verduras, legumbres y cereales. Sean cuales sean los caminos todos han de confluir en una normalización del hecho de llevar una alimentación totalmente vegetal.

¿Cuál crees que es el papel de los blogs de cocina y gastronomía veganas? ¿Te parecen importantes? ¿Cuáles te gustan más?
Puedes seguir a Virginia y todo su trabajazo en sus redes.

Twitter Instagram Facebook

Virginia García sobre Creativegan y Gastronomía Vegana