No quería que terminase el año sin despedirme de ti como se merece la ocasión. Agradecerte, por tanto y tan bueno, que hayas compartido este 2015 un trocito de mi mundo.

No haré  balance, puesto que quiero que este post trate de ayudarte a mejorar tus conversaciones en la mesa estas fiestas. Sobre todo porque, si eres vegana, feminista, o simplemente, tienes dos dedos de frente, puede que te toque enfrentarte al ‘cuñadismo’, a los interrogatorios o a los comentarios fuera de lugar. Hay un abismo cultural y generacional con algunas personas que nos resulta imposible de salvar. ¿Cómo tender puentes con personas así? Hablo de las siguientes posibles preguntas y comentarios:

 

  • ¡Qué guapa! ¿Has adelgazado?
  • ¿Qué? ¿Sigues comiendo lechuga?
  • ¿Para cuando los niños?
  • ¿Sigues en paro?
  • Bah, lo de bisexual es una fase solo que yo tuve una prima que al final se casó y todo.
  • Has votado a Podemos, ¿verdad?
  • Si estuvieras en una isla desierta con una gallina, ¿te la comerías?
  • Ni machismo, ni feminismo: igualdad.
  • Si sois dos chicas, ¿quién hace de tío en la relación?
  • ¿Te has echado novio este año?
  • Somos carnívoros por naturaleza y por eso tenemos estos colmillos.
  • ¿No estás muy delgada?
  • Yo creo que las mujeres ya habéis conquistado todos los derechos.

 

 

PAUSA. Ojos en blanco, respira hondo.

¿Te sientes identificada, verdad? Bien. Como también es más que probable que tengas a gente muy querida entre los asistentes a estos saraos familiares o de empresas… te voy a dar un par de pautas que a mi me funcionan, para ayudar a que las conversaciones vayan lo mejor posible. Si quieres liarla, igualmente eres libre, porque, sinceramente, no seré yo quien te diga que aguantes lo insoportable. Pero, si al final te armas de valor, de educación y paciencia y quieres salir de esta como la persona increíble que sabes que eres, déjame echarte un cable. Puedes comentarme también un caso en concreto o alguna frase que te digan esta noche por Twitter, así seguro que nos echamos unas risas.

Y, si eres una de esas personas que cae en los ‘cuñadismos’, permíteme que te diga que todos los comentarios de arriba con todas sus variantes, NO son apropiados. De nada.

 

 

10 ideas para mejorar tus conversaciones en Navidad y cualquier otra fiesta familiar o de empresa.

 

1.Ya conoces a quienes vas a ver, ten en cuenta a quién tienes delante. Conocer a tu público con antelación es una gran ventaja.

2.Haz una lista con temas divertidos y esperanzadores sobre los que hablar. Hay una web que se llama ‘Noticias positivas’ que igual te ayuda.

3.Si ya sabes que siempre discutís sobre política, economía o tema de derechos animales, propón alternativas a estos temas cuando salgan a colación en las conversaciones.

4.Tienes derecho a no responder preguntas sobre tu situación sentimental, tu talla de pantalón o tu maternidad. Declina las respuestas con una sonrisa, si quieres pacificar la situación, o confronta a esa persona explicándole que no tienes por qué contestar si no te apetece. Sacar un punto de agresividad asertivo tampoco está de más. No somos, ni pretendemos ser, las mujeres perfectas. Recuerda que siempre elijes tú.

5.Utiliza el humor, suele ser el mejor arma para combatir todo.

6.Propón juegos de palabras, juegos de mesa o ronda de chistes para amenizar la velada.

7.Haz preguntas sobre los temas que sabes que a la gente le gusta hablar. Más ideas: ‘¿qué haríais si os encontrases con vosotros mismos?’ ‘si tuvieras un superpoder, ¿cuál sería?’ ‘una banda de música o un actor/actriz con la que te irías de farra’ ‘¿qué harías si fueses millonaria?’… échale creatividad a la conversación.

 

8.Aprovecha para brindar y lucir tu comunicación personal con unas bonitas palabras, si estás de buen humor y la cosa va bien.

9.Si ves que vas a perder los nervios, puedes levantarte, apartarte y respirar hondo. No estás obligada a quedarte a nada. También, de nuevo, puedes mandar a esa persona a freír esparragos si está siendo maleducada. Como siempre, la elección es tuya.

10.Ser tu misma siempre es una ventaja pues los demás ya están ocupados en sus propios puestos.

 

PLUS: ten el móvil a mano para comentar con tus amigas y echarte unas risas extra y no te pierdas lo que las chicas de ‘Las locas del coño’ se han currado esta pedazo de guía especial para feministas con mucho humor.

Ánimo, y que la fuerza te acompañe, querida mía. Feliz 2016.