Llega la última entrada de Comunicación Afectiva en el especial de parejas que os he preparado. Por las veces que habéis entrado a cotillear el primer y el segundo post, veo que han tenido bastante éxito. ¿A quién no le gusta ser testigo del amor de otras personas? Es bonito y muy pedagógico ver como el resto se manejan con su comunicación personal, su oratoria y su inteligencia emocional.

Una de las parejas a las que entrevisté, que en total fueron 7, se nos ha caído precisamente por la enfermedad que tiene, así que desde aquí un achuchón enorme para María, ponte buena bien pronto.

Como os comenté en el primer post donde está la introducción a toda este serie de entrevistas sobre comunicación afectiva para parejas, una de ellas tiene uno de sus miembros que no es vegano. Quería ver cómo se manejaban con la comunicación en una pareja omnívoro-vegano y como veréis, no les va nada mal, se acaban incluso de casar.

Las parejas entrevistadas son:

Fran y Sergio

Esta pareja tan bonita llevan juntos cuatro años y medio y viviendo juntos desde la primera semana. Ahí, con las cosas claras y sin perder el tiempo, ¿para qué?

Han preferido salvaguardar su imagen de las miradas más cotillas pero nos obsequian con una ilustración que les hicieron a los dos. A Sergio aún no he tenido el placer de conocerle pero Fran, ay Fran. ¿Por dónde empiezo? Pues empiezo por deciros que Fran desmonta todos los mitos de la masculinidad patriarcal más tradicional. Es un tío con una inteligencia emocional soberbia y una capacidad afectiva brutal. El resto os dejo que lo descubráis vosotras porque se me inundan los ojos de la emoción, y es que tengo muchas ganas de darles un achuchón a estos recién casados…

Por si estáis pensando en pedirme su número para ligar con ellos, que sepáis que Sergio y Fran mantienen una relación monógama, punto que hablaron al comienzo de la relación, como debe ser. Hablar las cosas nos ayuda a situarnos en una mejor posición de empatía para con el otro.

comunicación afectiva

Quise saber cómo afectan los diferentes trabajos a la pareja. Fran viaja mucho por curro mientras que Sergio es uno de esos valientes que acaba de comenzar su andadura profesional como emprendedor. Con un par. Nos responden:

Siendo empáticos, poniéndonos en el lugar del otro y anticipando qué puede necesitar. La flexibilidad es también muy importante, y especialmente ahora. Nos adaptamos a lo que la situación requiere en cada momento. Fran lleva nueve años en la misma posición y, de hecho, viaja menos que antes pero, en cualquier caso, era una situación que ya existía cuando empezó la relación, y además los viajes no suelen ser inesperados por lo que es fácil prevenir y ajustarse. Respecto al trabajo de Sergio, al ser tan incipiente, es importante como decíamos tener la capacidad de adaptarse a lo que requiere la situación (con boda de por medio, sus jornadas son casi de catorce horas al día con mucho trabajo manual) y, sobre todo, mantener una conciencia firme de que somos un equipo (manada), y que las cargas se reparten, y además de forma flexible en función del tiempo y disponibilidad de cada uno.

Sergio y Fran definen su comunicación:

Que hayamos creado un código propio y personal de la pareja para comunicarnos entre nosotros que, en general, es muy abierto y honesto pero no crudo, evitando ante todo el “digo lo primero que se me viene a la cabeza porque soy muy sincero y no puedo callar”, teniendo delicadeza y cuidado si se trata de tocar temas un poco sensibles o reclamar alguna necesidad.

Y la pregunta temida pero tan esperada, ¿qué tal llevan que Fran se haya hecho vegano?

Lo llevamos fenomenal. Lo fuimos compartiendo progresivamente.

(Fran) yo me he hecho vegano con 44 años en un proceso que ha durado casi un año, y he ido contándole a Sergio las lecturas que iba haciendo, lo que iba sintiendo, que me daba cuenta de que era algo que ya estaba en mí pero sin definir y lo bien que me sentía adquiriendo esos compromisos conmigo mismo y con el mundo que me rodea, y lo feliz que me hacía, aunque para eso creo que es mejor dar ejemplo que contar. Cuando se hizo necesario, empezamos a hacer compras separadas y Sergio prueba muchas de mis recetas que también le encantan. Por mi parte, al haber empezado tarde en la vida y haber conocido a Sergio siendo yo mismo carnívoro, no me siento abocado a tener que ejercer una labor de proselitismo que vaya mucho más allá de mostrar la forma en qué como y los efectos positivos que provoca en mí.

OrganicoBox vegan

Foto cortesía: Organico Box

También contestaron a las mismas preguntas que el resto de parejas: cómo afrontan los conflictos y si reservan un tiempo para hablar de su relación

Hablamos continuamente, los dos somos muy verbales y comunicativos, no sólo sobre nuestra relación sino sobre cualquier asunto que nos rodee, desde música a nuestras relaciones con amigos, familia, cómics, libros, y eso es parte también de la construcción de nuestra relación, de ir tejiendo las ataduras necesarias que después tienen que hacerse más ricas y complejas.

Sobre los primeros auxilios emocionales nos dicen:

Definitivamente sí a las dos cosas. Somos personas intuitivas y empáticas y, en general, no nos ha hecho falta solicitarlos porque tenemos la suerte de poder anticiparnos. Si hay alguna duda respecto al estado de ánimo o las causas directamente preguntamos y si no hay otra forma de explicarlo que “no sé muy bien qué me pasa, pero estoy triste”, el otro puede ir preguntando y tirando del hilo hasta que lo encuentra o al menos hay un consuelo en poder hablarlo. También intentamos respetar los espacios en soledad que necesitamos, o los espacios compartidos con amigos y familia en los que interactuamos de forma individual.

Respecto a qué trabajo les queda por hacer, contestan:

Creemos que está relacionado y es el tema de “calentarse” en las discusiones o no tener la calma suficiente para dar dos pasos atrás y recuperar un lenguaje calmado y tranquilo. No suele pasar porque somos personas pacíficas y muy tranquilas pero, si llega el momento, probablemente tengamos que sofisticar los códigos para no interactuar en un espacio de enfado con respuestas que van subiendo de tono haciendo cada vez más difícil la comunicación y la solución del problema o el tema de la discusión.

Están orgullosos de ser un equipo, y no es para menos:

Aparte de organizar la boda de forma artesanal sin tirarnos los trastos a la cabeza, en realidad disfrutando del proceso, ha habido un par de conflictos en nuestras familias. No podemos entrar mucho en detalles, pero un divorcio muy complejo y otra situación relacionada con herencias y dinero que afectaba a nuestras familias directas y en las que hemos sabido apoyarnos entre nosotros, pero también intervenir de forma directa cuando ha sido necesario. Estamos convencidos de que haber actuado juntos en estas dos ocasiones ha jugado un papel fundamental en que, al final, con heridas y cicatrices, pudieran salvarse con soltura e incluso reforzar algunos vínculos afectivos con personas con los que aún no existían.

Y aprenden, claro que aprenden

No dar nuestro amor por sentado y conseguido. No conformase y pensar “ya he encontrado lo que quería”. Saber que es necesario trabajar en la relación todos los días, que es necesario que las relaciones a largo plazo sean dinámicas, flexibles, y generar estímulos de calidadpara crecer juntos y crear universos comunes y exclusivos para esta relación que no sean necesariamente los mismos siempre.

Last, but not least… la siguiente pareja
Phil & Estela

Espero que estéis cómodas leyendo esto. Si no es así, hacedlo. Se viene una pedazo de entrevista con aportaciones extra de la pareja más longeva a la que he conseguido entrevistar. Lo malo de hacer toda esta serie de Comunicación Afectiva de parejas es que ahora quiero pasar más tiempo con ellas y llegar a conocerlas mejor. Vais a ver lo bonito que es acercarnos un poco al mundo de Estela & Phil. Un binomio que ha tenido que aprender idiomas y llegar a sumergirse en los esquemas mentales del otro.

Vamos a asomarnos un ratito al mundo de esta pareja tan bien avenida.

Estela y Phil se conocieron…

En Bélgica (Leuven): yo era estudiante de ERASMUS y Phil estaba estudiando la carrera de Teología. Tuvimos una relación a distancia desde 1995 a 1999 (yo en Granada; Phil entre Bélgica y Los Angeles). Llevamos juntos 20 años y 8 meses (y 10 días ☺) hemos vivido en Granada, Los Ángeles y Madrid, siempre en familia (nosotros y los gatos) excepto un año 2000-2001 en que vivimos separados por razones laborales (él en Madrid y yo en Granada).

Estela & Phil Comunicacion Afectiva

Definen su relacion así:

Nuestra relación es monógama. Estamos casados pero la decisión de contraer matrimonio (civil) fue por motivos administrativos. Queríamos empezar una vida juntos en España y, siguiendo el consejo de la embajada española, nos casamos.

Si los dos hubiéramos sido europeos, lo más probable es que, no nos hubiéramos casado. El matrimonio es un mero trámite administrativo; lo importante es que estamos juntos. El tiempo que estuvimos separados fue muy difícil para ambos (nos veíamos cada 3-6 meses, sin móviles, sin internet, escribiéndonos cartas…). Nosotros celebramos el aniversario el día 23 de Noviembre, que corresponde al día en que nos besamos (23 de Noviembre 1995); y nos felicitamos el día 23 de cada mes ;-)….no celebramos el día en que nos casamos (que creemos que fue el 27 de Noviembre 1999)

Como veréis a continuación, no paran. Son una pareja que estudian, trabajan y hacen activismo. Así consiguen hacerlo todo:

Yo (Estela) soy investigadora social (social researcher) y consultora de estrategia para organizaciones enfocadas en la defensa animal. En la actualidad estoy terminando el doctorado en Economía y Empresa (Universidad Pontificia Comillas, Madrid). Mi línea de investigación es el veg(etari)anismo, el consumo ético, los movimientos sociales y RSC.
Yo (Phil) soy freelance, consultor de estrategia.

La verdad es que siempre nos hemos apoyado en lo que hacemos (trabajo, estudios, hobbies, …). En general, intentamos fomentar el desarrollo personal de cada uno y no limitarnos. En nuestro caso, el trabajo, activismo y estudios están muy interrelacionados. La línea entre estos campos es muy borrosa, “intentamos llevar una vida” coherente con nuestros valores. No estamos apegados al estatus social o laboral del otro. Durante estos años hemos cambiado muchas veces de trabajo y no ha influído en nuestra relación (yo opositora a judicatura, activista en el santuario de Animal Acres, camarera, investigadora…; Phil ha sido ex-seminarista, broker, empresario, consultor…). La base está en que nos queremos, nos respetamos, nos admiramos mutuamente … y da igual a qué nos dediquemos. Yo (Estela) nunca he sentido presión por parte de Phil para hacer o ser alguien diferente. Las presiones son, más bien, personales.

Quise saber también si afectaron las diferencias culturales en el transcurso de la relación, ya que Phil es norteamericano de raíces coreanas y esto nos contó:

Las diferencias culturales influyeron más al principio… distintas costumbres y distintas formas de hacer las cosas… Las diferencias culturales han tenido sus pros y sus contras, estas últimas no tanto por nosotros sino con el entorno más cercano (reglas y costumbres familiares). Los dos hemos aprendido mucho juntos, del otro y con el otro. Sobre todo a intentar comprender los esquemas mentales de los demás y a colocarte en la piel del otro.

Además de la diferencia cultural estaba la diferencia en el idioma: español e inglés. Cuando nos conocimos, ninguno de los dos hablaba el idioma del otro con fluidez; necesitábamos tener un diccionario con nosotros en todo momento para entendernos. A medida que aprendíamos el idioma del otro, empezamos a jugar más con las palabras y a pasar de un idioma a otro (según las necesidades, el país en que viviéramos y las ganas de que no nos entendieran los demás 😛  Ahora hablamos Spanglish.

En general, resulta muy enriquecedor tener culturas e idiomas diferentes. Gracias a esto pensamos que hemos desarrollado un nivel elevado de paciencia, un entendimiento del otro más allá de las palabras… a veces nos entendemos sin hablar…. telepatía 🙂 creemos que hemos desarrollado un lenguaje no verbal que nos funciona bastante bien.

Phil & Estela comunicacion afectiva

Así nos describen su comunicación:

Nuestra comunicación no es solo verbal; nos acariciamos mucho; nos miramos mucho.

Respecto a la comunicación verbal, a pesar de las diferencias en el idioma, siempre hemos hablado bastante. Nuestra comunicación siempre ha sido abierta, sincera… y nos reímos con mucha frecuencia. Nuestros temas de conversación son muy variados aunque la mayoría del tiempo hablamos de cosas serias y transcendentales (política, religión, filosofía, economía, protección animal, la familia,…). También hablamos mucho del futuro, de hacer planes juntos, … probablemente hablamos más del futuro que del pasado, aunque también recordamos momentos buenos y malos.

A lo largo de 20 años las formas han ido cambiando… hemos ido aprendiendo a comunicarnos mejor, a escuchar al otro y a colocarnos en la piel del otro y a saber lo que necesita … pero no somos perfectos y seguimos explorando nuevas formas.

Y así abordan las situaciones más complejas:

Principalmente, hablando de nuestras experiencias emocionales y cognitivas. Damos muchas vueltas a los acontecimientos; reflexionamos en voz alta sobre distintos puntos de vista o interpretaciones; intentamos comprender cómo se siente el otro y a respetar sus experiencias.


Lo más difícil es comunicarse cuando ya ha saltado la chispa, lo que suele coincidir con momentos de estrés para alguno o para los dos (por ejemplo, entregables en el trabajo, viajes… ). La mayoría de las discusiones  surgen por por malentendidos, por haber interpretado de manera distinta los eventos, o por no haber sido sensible a las necesidades del otro en ese momento.  No obstante… procuramos resolver el desencuentro lo antes possible y antes de irnos a la cama… no nos gusta irnos a dormir estando enfadados. Siempre acabamos pensamos que llevamos más de 20 años juntos y que podremos superar los problemas… es cuestión de seguir aprendiendo cómo escuchar al otro y expresar nuestras necesidades, pensamientos o emociones.

No podemos decir que reservemos tiempo concreto para hablar sobre nuestra relación… el  tema siempre está presente y surge con naturalidad, se mezcla con otros asuntos.

Y tienen ojo para identificar las señales en cuanto a los primeros auxilios emocionales:

En la mayoría de las ocasiones sí lo sabemos. Los dos somos muy abiertos con las emociones y no sabemos fingir. Sabemos pedir auxilios pero, generalmente, no hace falta porque identificamos las señales (gestos corporales, cambio de hábitos, reacciones fuera de patrón, …).

De situaciones difíciles han salido fortalecidos

En 20 años hemos vivido muchas cosas juntos (buenas y no tan buenas). Estamos especialmente orgullosos de cómo hemos superado o confrontado las situaciones difíciles: fallecimiento de familiares y seres queridos; cambios laborales; problemas económicos; conflictos familiares; mudanzas… aunque han sido acontecimientos dolorosos, los hemos vivido juntos y sentimos que somos más fuertes…

Y han aprendido el uno del otro:

Entre otras cosas, yo (Estela) he aprendido de Phil a mirar el future con optimismo y a reinventarme; yo (Phil) he aprendido de Estela a soñar, a trabajar y a nurturing.

Como pareja, hemos aprendido que hay que vivir la vida como artistas; convertir lo mundano en poesía.

¿No os encantan mucho? Y todavía nos añaden este comentario para que sigamos aprendiendo un poquito más:

Pensamos que lo importante son los modelos mentales y los códigos de comunicación que manejamos (como personas individuales y como pareja).  No somos iguales pero compartimos muchos de esos esquemas o modelos mentales. La comunicación es solo la punta del iceberg. Una buena comuniciación está basada en el respeto, en la admiración, en   el agradecimiento, en el deseo de acercarse al otro, de entendernos (si es que eso es  possible)… de compartir una vida, un camino, unas experiencias.

Pasamos muuuuucho tiempo juntos; si bien, la mayor parte del tiempo, cada uno vive en su  mundo, con sus cosas y sus temas, haciendo lo que le gusta…. Hacemos cosas juntos pero también tenemos nuestros espacios propios. El trabajo ocupa un lugar muy importante en  nuestras vidas y hablamos mucho acerca de él entre nosotros; como los dos somos activistas y centrados en el campo de la estrategia, compartimos noticias, libros, ideas…    

 A lo largo del día, nos decimos muchas veces que nos queremos (en persona o por  WhatsApp) y el contacto físico siempre ha sido y sigue siendo esencial para nosotros. Phil es  mi persona favorita ☺; Estela es mi persona favorita ☺.

Un gustazo máximo compartir un trozo de vida y planeta con gente así. Gracias a estas cuatro personas maravillosas y a quienes estáis leyendo al otro lado. Os sigo en comentarios para que preguntéis o comentéis lo que queráis.
Me queda un post de regalo para vosotras estos días y con esto me despido una buena temporada del blog…

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Comunicación Afectiva: parejas (III)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *