Creo que podemos medir lo a gusto que nos sentimos con una persona por la cantidad de silencios que se comparten y no resultan incómodos. Entre amantes, el silencio abre paso a una ceremonia de posibilidades, de todo lo que aún está por venir y no hemos expresado aún con palabras.

En los discursos, el silencio o las pausas cobran un especial significado. Sé que muchas tenéis miedo a quedaros calladas durante una entrevista o en una charla, porque creéis que esto significa que no sabéis lo suficiente sobre un tema. No es así. La persona que piensa antes de hablar necesita tomarse unos segundos para prepararse la respuesta.

El silencio también sirve para hacer la comunicación más comprensible. Cuanto más difícil es nuestra exposición, más silencios habrá para asegurarnos que lo que decimos es de rigor. Utilizando el silencio, además, nos aseguramos de que no decimos muletillas que tanto ensucian la comunicación.

Aprovechad los silencios para mirar bien a vuestra audiencia. ¿Qué creéis que están pensando?

¿Que no podéis?  Utilizad entonces las pausas para coger aire – algo imprescindible para nuestro aparato fonador- o para hidrataros con agua.

Como véis, son muchos los beneficios y usos del silencio en oratoria. Ahora os dejo con tres ejemplos de tres discursos donde se utiliza de forma magistral.

Sebastiao Salgado

Mientras que la charla de Sebastiao es una exposición en oratoria y comunicación personal correcta, el fotógrafo consigue callar al auditorio con el mejor recurso del que dispone: sus imágenes.

Acostumbra al público a sus imágenes casi al mismo tiempo que a su voz para que cuando llega el minuto diez y empieza exponer las fotografías de su serie ‘Génesis’, se hace un silencio sepulcral en la sala. En este rito casi de liturgia, el público está disfrutando del trabajo del fotógrafo sobre los rincones del planeta que han quedado aún vírgenes. No se siente a nadie tuiteando, ni a una sola mosca aletear.

Casi dos minutos de silencio reverencial en el que disfrutar de la tensión mágica del momento.

Clint Smith: The danger of silence

En un ejercicio muy bueno de poetry slam, este profesor y doctorando por la Universidad de Harvard, pone el acento en la injusticia social, en la pobreza o en la discriminación, y explica su punto de vista sobre el silencio entendido como arma de doble filo.

Creo que voy a hacer míos los siguientes puntos:

  • Read critically  (lee de forma crítica)
  • Write consciously  (escribe de forma consciente)
  • Speak clearly (habla de forma clara)
  • Tell your truth (dí tu verdad)

Tenéis los subtítulos en español.

Discurso de cine

En esta escena de la famosa película “¿Conoces a Joe Black?” Anthony Hopkins da un discurso en su cumpleaños en el que aprovecha para recrearse con las palabras.

¿Veis lo a gusto que se encuentra en su piel? Está en un ambiente agradable y familiar a pesar del gran número de personas.

Me gusta mucho como remarca cada pausa, dándole a todo el discurso un empaque muy definido. Así, frases como “but we are all together, and your mine for a night” (pero estamos todos juntos y sois míos esta noche), cobran especial importancia porque las define dentro de dos buenas pausas justo antes y después. Incluso se anima a hacer una pausa larga (de más de 10 segundos) con la que ayudar a evocar sentimientos en el público sobre la brevedad del tiempo.

Sin subtítulos (sorry).

Espero que con estos ejemplos veáis cómo es posible dar charlas geniales sin necesidad de correr, hablar hasta agotar el aire o llenar cada minuto como si no fuera a volver.
Me encantaría saber lo que opináis del uso del silencio en los comentarios, ¿os da miedo usarlo? ¿alguna anécdota que compartir?
La importancia del silencio en oratoria

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *