Otra vez vuelvo con un titular un poco categórico pero es que veo esta tendencia en casi todas mis clientas, amigas y conocidas.

Antes de empezar, un breve recordatorio: estaré impartiendo cursos de comunicación lo que resta de año en Madrid y Barcelona. Si no os queréis perder nada, suscribíos al newsletter de los viernes (a la derecha de este blog) y seguidme en redes. Espero que nos veamos prontito.

¿A ti también te da palo venderte?

Normalmente, las frases que más oigo para no tener un plan de marketing o hacer una planificación de ventas anuales son las siguientes. Son todas frases reales. Las voy a refutar una a una, para que no quede lugar a dudas, aunque si después de leerme, aún tenéis objeciones, me encantará que las compartáis  en los comentarios.

“No me gusta agobiar a la gente”

A ver. Si se han suscrito a tu newsletter o han entrado en tu tienda, es porque ya hay un interés. ¿Por qué no ibas a poder hacer tu trabajo y explicarle a esa persona interesada los beneficios de tu producto o servicio? ¿O enviarle un correo al poco tiempo cuando tengas algo que creas que le pueda interesar?

“Ya tengo trabajo fijo, no necesito venderme”

Error. Puede que ahora no. Claro, estás ahí con tu sueldo fijo todos los meses y te quedas en la comodidad de pensar eso. Pero se te olvida que si trabajas para otra persona tu vida laboral depende de ella. Tienes que revertir esta tendencia, mantener tu cv al día y tu formación actualizada por si hay un ERE o simplemente deciden echarte del trabajo.

científico ventas

“No me gusta el autobombo”

Esta frase (con sus variantes) me la han dicho no una, sino tres personas que están en el mundo de la academia. Un mundo ya de sobra conocido por tener que competir con las publicaciones en revistas científicas y manterse a la carrera de las últimas actualizaciones de cada sector. Además, la pena es que estas tres personas son mujeres brillantes y el mundo necesita conocer su trabajo. ¿Por qué no iban a tener una página web donde difundir su trabajo? ¿Por qué no salir en los medios de comunicación y que la gente no vinculada al mundo de la academia conozca sus últimas investigaciones?

“¿No queda de flipada?”

¿El qué? ¿Decir lo buena que eres y las cosas que han conseguido? Flipada serías si pensaras que ya lo sabes todo en tu ámbito. Flipada serías si creyeras que nadie tiene nada que enseñarte.

ventas

Venderse es, ante todo, una cuestión de autoestima. De amor por ti y por tu proyecto. Saber y cerciorarse de que lo que tienes puede ayudar a alguien y que no estás vendiendo la moto (por favor, no vendas la moto, a una vendemotos se le pilla rápido y su credibilidad se deteriora con el tiempo).

Es una sensación que conozco y comprendo porque a mí también me ha pasado durante años. He pasado por el rechazo a la profesión de mi madre, que es Directora Comercial y trabaja mucho; a crisis fuertes de identidad y verme reflejada en lo que la psicología llama “El síndrome del impostor”. Daba igual los cursos de formación que hiciera, los libros que leyera o la gente que me escribiera para recomendarme o agradecerme por mi trabajo. Seguía con la sensación de no valer.

ventas

Pero las ventas son necesarias. La parte comercial es una de las patas sobre las que vais a tener que sustentar vuestros negocio u organizaciones, no lo olvidéis nunca.

Gracias a releer todos los apuntes de las asignaturas de ventas de la carrera y escuchar con atención a mi madre, me he dado cuenta de que quien vende algo bueno, está prestando un servicio a las demás. Su función real es ayudar.

Si no vemos con deshonor que la frutera os diga que tiene los tomates de temporada -niña, ay qué cosa más rica- y que los compréis ya que están bien maduros, ¿por qué vais a sentir vergüenza al decir que os han entrado unos bolsos excepcionales en la tienda?

Si pagáis con gusto al artesano que os hace una pieza única con su trabajo, le hacéis una foto para el Instagram y se lo recomendáis a todas vuestras amigas, ¿por qué no podéis hacer lo mismo con vuestros negocios pero al revés? Es decir: planificar la comunicación, encargar las fotos, destacar las virtudes del producto y contárselas a los clientes.

librería ventas

Por último, las ventas requieren preparación.

No es una ciencia exacta pero sí tiene sus procedimientos y sus mecanismos. Por mucha calle que tengáis y lo buenas que sabéis que sois, si nadie os explica los distintos tipos de cierre que existen o cómo hacer un buen seguimiento de los clientes, no lo váis a llegar a conocer por ciencia infusa.

Vais a tener que venderos, os guste o no, porque es un poco egocéntrico pensar que las demás van a llegar a descubrir vuestro talento solo por vuestro trabajo. ¿Por qué iban a estar pendientes de lo que hacéis si no les dais motivos para que os miren? Es obvio que necesitáis un contenido bueno, un producto decente. Pero el continente de vuestro producto o de vosotras mismas (la forma) ha de ser igual de atractiva.

Vais a tener que aprender a venderos mejor si queréis asegurar la continuidad de vuestros proyectos y lograr la consecución de vuestros sueños.

Os dejo con una persona que me ha inspirado más que cualquier profe de la carrera con este tema, después del ejemplo de mi madre. Victor Kruppers es conferenciante y profesor y espero que su energía y entusiasmo sobre este y otros temas, contagien vuestro fin de semana de buen rollo.

Debatimos lo que queráis en comentarios.
¿Os cuesta mucho venderos? ¿Qué es lo que más miedo os da?

Guardar

Guardar

Guardar

Vas a tener que aprender a venderte

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *