¡Hola! Gracias por pasarte por aquí.

En todos estos años de trabajo y activismo, una de las cosas que mejor he entendido es que el ‘feeling’ a la hora de trabajar es imprescindible para poder decidirte por un proyecto u otro, por contratar a una profesional o buscar a otra persona.

Es por eso que me dedico a presentarme de la forma más completa posible para que puedas decidir si te apetece que comencemos algún proyecto juntas o no. También podemos tomarnos un café o un zumo si estás por Madrid o Barcelona, y conocernos mejor. Invito yo.

10556272_10154507769090403_3604110918806034763_n

Soy Paula, soy madrileña y nacida en el 86. La primera persona que llegó a definirme con bastante precisión cuando tenía unos 4 o 5 años fue mi padre, quien me dijo en un ataque de sinceridad: ‘hija mía, el día de mañana vas a ser abogada de pleitos pobres o defensora de los animales.’ Y no se equivocó. Aunque no estudié derecho porque no incluía a los animales como sujetos de derechos, estudié Administración y Dirección de Empresas porque no había nada especializado en ONG cuando empecé. Creo que los proyectos pueden cambiar el mundo y ayudo a quienes lo intentan desde diversos campos. Afortunadamente en derecho ahora hay profesionales que demuestran que se puede defender a los animales.

Dejé de comer animales a los 18, por mi cumpleaños, a pesar de las negativas familiares y las burlas de conocidos y amigos. Resultó que pensaban que duraría dos días porque solo me gustaba la pasta y la carne. Ahora, once años después, me encanta todo lo que lleve tomate, y me vuelve loca cualquier plato de comida vegano que sea de origen mexicano o indio. La repostería se me da fatal, una amiga apodó a un bizcocho que hice una vez como ‘el matadiabéticos’. Pero la receta del cocido madrileño original es la de mi abuela y lo hago tan bien, que no echarías de menos los productos animales. ¡Ah! También estoy gorda ‘de siempre’ pero hago yoga y salgo a correr. El veganismo no tiene nada que ver y la salud y mis curvas no son incompatibles, son complementarias. Aunque adelgazase en algún momento (teorías de ciencia ficción) siempre sería gorda de corazón.

Me fui de Erasmus a Londres por casualidad. Yo elegí Viena para intentar darle un empujón al alemán y porque jamás pensé que me dieran plaza en una de las ciudades más divertidas del mundo, pero mi nota era la más alta de mi promoción en inglés y quedó una beca libre en la London Metropolitan.  Me dieron solo media beca al principio pero me quedé, insistí, eché mi solicitud ¡y me la concedieron entera!

En 2014 conseguí otra beca para estudiar el Máster de Comunicación Integral Avanzada de la Universidad Internacional Menendez Pelayo. Ahí me cercioré de que quería seguir con esto durante mucho tiempo.

Adoro los debates. Me gustan tanto que me apunté al club de debates de la Universidad. Gané varios premios, con mi equipo y en solitario; y he sido jueza en varios torneos estatales.

Soy madre adoptiva de una perra fantástica: Isis. Apareció en la perrera justo cuando me quitaba las botas y terminaba mi jornada de voluntariado y, aunque me pilló con 20 años y con muy poca experiencia, salió adelante con mucho amor y paciencia. Viene conmigo a casi todas partes, es tímida pero muy lista, y quien nos conoce dice que tenemos un mimo encima insoportable. Ahora le han diagnosticado un linfoma y todo se hace un poco más cuesta arriba pero no perdemos ni la esperanza, ni el mimo.

paula_isis_3

Tuve una pareja maravillosa que me ayudó a comprender que el amor puede ¡y debe! ser algo fácil. Sacamos lo mejor el uno del otro y entendimos la vida casi de la misma manera, todo lo que se puede para dos personalidades en esencia diferentes. Soy bisexual pero como fui a colegio de monjas siempre lo dije bajito. Ahora ya no me importa reconocerlo y me emociono cuando veo familias del mismo sexo juntas por la calle.

Hablando de familias, la mía tiene una paciencia infinita porque, como os podéis imaginar, soy la oveja verde de la familia.  De nuestra familia también era Patrick, que vivió feliz del 2000 al 2013 y a quien llevamos en nuestro recuerdo a todas partes.

Me entusiasma la gente que trata de hacer el mundo un lugar mejor: la señora de los gatos que aplica el programa CES y se pelea con medio barrio; el activista que salta al ruedo para evitar que asesinen al toro; las parejas jóvenes que lo han dejado todo para montar un santuario de animales; quienes invierten todos sus ahorros en hacer un proyecto vegano de comida; quienes se siguen formando todos los días para defender a los fantasmas de esta sociedad y acabar con las injusticias.

Leo menos libros de lo que le gustaría a mi ‘yo’ pequeña que sí era una ávida lectora y con mucha más imaginación que la versión prágmatica en la que me he convertido; pero veo más series, escucho más música  y estudio de forma libre más de lo que jamás hice en el colegio.

Quiero volver a participar en un programa de radio. La radio es el medio que más me gusta con diferencia. Me conquista una buena voz y es lo primero que analizo de la gente.

Soy sincera, lo que me ha costado más de un disgusto. Por eso sigo estudiando tanto en comunicación para aprender a decir sin molestar, aunque muchas veces es inevitable, tengo que grabarme a fuego que a veces, simplemente, es mejor callar. O no comunicar desde la emoción, saldrás perdiendo. Palabra de experta en equivocarse, solo así se aprende y soy rápida aprendiendo.

Estoy convencida de que tenemos que mejorar en competencias sociales e inteligencia emocional para poder tener una oportunidad real de llegar a gente que se mueve en paradigmas completamente diferentes.

Intento hacer de la sonrisa y la empatía armas de construcción masiva.

Alegría, ternura y oratoria son tres de mis palabras favoritas.

Tengo pensado desengancharme tanto de las redes sociales, apuntarme a yoga, practicar el mindfulness y comer más crudo y mejor.

He ayudado a la gente a ponerse delante de una cámara de televisión, a prepararse un debate, a redactar una nota de prensa, a hacer una presentación de trabajo, a terminar una tesina final de máster, a recaudar dinero, a coordinar equipos, a organizar eventos, a ganar un debate, a gestionar una crisis, a afrontar una negociación, a elaborar comunicados oficiales y a llevar redes sociales. He ayudado a la gente a comunicar con pasión pero con cabeza. He aprendido, y sigo haciéndolo, de cada persona y de cada animal con los que me cruzado.

483358_388836121180303_2036155964_n

Y, por si todo esto no te basta y lo quieres con fechas y algún que otro número: Perfil en LinkedIn

Ese café, entonces, ¿para cuándo?

¡Hasta pronto!

 

 

Guardar

Guardar

11 Comentarios

  1. Jocelyb

    Hola Paula, no he podido evitar que los pelos se me pongan de punta al leer tu presentación y déjame decirte que eres estupenda. En serio, ojala algún día pueda llegar a escribir y a expresarme como tú.
    A parte de para elogiarte te escribo para contarte un poco sobre mí y me encantaría que alguien como tú me diera algún consejo o me dijeras cualquier cosa que me pudiera hacer mejorar como persona.
    Soy una chica de dieciséis años (diecisiete en dos meses) y llevo dos años siendo vegetariana y un mes siendo vegana por el profundo cariño que siento por todos y cada uno de los animales no humanos.
    Estos últimos años ha despertado dentro de mi una enorme sensibilidad y empatía por todos los seres sintientes. Y te preguntaras, ¿Qué hay de malo en esto? Lo malo es que me siento profundamente impotente al no poder hacer nada o tan poco para cambiar el mundo. Pero lo que más rabia me da es no tener a nadie a mi al rededor que me entienda, alguien que sienta empatía por alguien más que sí mismo y me acompañe en este camino. Como ya sabrás la mayoría de gente a mi edad es bastante materialista y egoísta y a cualquiera que le cuento mi preocupación por el mundo me tacha de ”rara”. No quiero aburrirte con mis absurdos problemas de adolescente pero por favor, dame algún consejo para poder ayudar a los demás, para poder hacer algo, cualquier cosa.
    Muchas gracias por tu tiempo y perdona mi ignorancia y mis posibles faltas de ortografía.
    Es un placer toparme con gente como tu, me da esperanzas, hay gente buena en este mundo.

    Responder
    • Paula

      Ay, Jocelyb !!! Pero qué comentario más lindo. Mil gracias por tomarte un ratito para comentar en mi web.

      Se puede ayudar a los animales de muchas formas: voluntariado online, activismo de campo… lo que recomiendo es que, si vas a hacer esto el resto de tus días, sea algo que te apasione. ¿Qué te gusta hacer? ¿Qué se te da bien? ¿Qué crees que puedes aportar? Puede ser cualquier cosa: diseño gráfico, estadística, publicidad, veterinaria… hay muchos santuarios de animales, protectoras y ONG esperando ayuda de gente como tú.

      Si necesitas más info más específica, por favor, no dudes en escribirme de nuevo.

      Un fuerte abrazo.

      Responder
  2. cris

    a mi también me decían lo de abogada de pleitos pobres!! jejej no me callaba una en el cole!

    enhorabuena por tu trabajo bonita! <3

    me encantas

    Responder
    • Paula

      Muchas gracias, Cris. Menos mal que hay gente como nosotras por ahí sueltas, aunque quede raro decirlo.

      Enhorabuena por tu trabajo también. ¡Un fuerte abrazo!

      Responder
  3. Sergio DT

    Aqui estoy leyendo tus cositas y haciendote publicidad. Que placer verte el sábado! Pude comprobar cuanto te quiero y que cada día te querré más. Suerte en tus proyectos. Nos vemos!

    Responder
    • Paula

      Ay, Sergio, qué emoción leerte en mi blog. Yo sí que te quiero. Por muchos años más!!

      Responder
  4. liliana ramirez

    Gracias por tu sensibilidad!!..PERSONAS ASI PUEDEN CAMBIAR ELMUNDO !!! graciass!

    Responder
    • Paula

      Muchas gracias, Liliana. ¿Te has apuntado en el newsletter? =) Vente a esta pequeña comunidad a ver si entre todas conseguimos más cosas positivas. Un abrazo y gracias a ti por pasarte.

      Responder
  5. CarM

    En un mail de una activista de PACMA aparecía una frase en cursiva al final, de una tal Paula, que decía lo que llevo pensando desde que soy activista: algo así como que si hubieras vivido en la época de la lucha por abolir otras opresiones no hubieras dudado en formar parte de ella y que ahora tenías la oportunidad de vivir la revolución más pacífica de la historia. Y hablé de ti sin conocerte en mi fb. Ahora te he descubierto porque en cuanto tenga un ratito libre tendré el enorme placer de leerme (y aprender mucho) los docus que nos has dejado a los de la FAA. ¿Eres tu, verdad? :))

    Responder
    • Paula

      ¡Hola, Carmen! Muchas gracias por el comentario, me alegra mucho que te pases por aquí. Creo que no soy yo a quien te refieres sino a Paula Casal, otra activista. Aún así me encantará tenerte por aquí. ¡Bienvenida!

      Responder
  6. Marta Serra

    Tu presentación es un derroche de energía, buen rollo y amor… Me ha encantado!!! Y ha sido un placer poder escucharte en directo hoy, me llegaba la “buena vibra” desde casa!!! Abrazo Paula! ^^

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Próximo curso Barcelona

¿Quieres aprender sobre comunicación?

Recibe contenido cada viernes de forma exclusiva. De regalo: Mini Plan de Marketing

* indicates required

¿Nos seguimos en Instagram?