Previously on Ingobernables… Pérdoname, siempre quise decir eso y ahora que tengo un programa, pienso aprovechar hasta la más mínima oportunidad para marcarme un previously por todo lo alto.

En este podcast que te traigo hoy hay mucha magia. Desde lo más profundo del bosque en la sierra camerana, charlo hoy con Sara Ramírez, ilustradora, diseñadora gráfica en Shiné y ahora también regenta de la casa rural vegana El Molino del Corregidor, en San Román de Cameros.

Que de La Regenta he buscado esta frase que recordaba diferente, pero igual me gustó:

Aquello era también un símbolo del mundo; las cosas grandes, las ideas puras y bellas, andaban confundidas con la prosa y la falsedad y la maldad, y no había modo de separarlas.

Aunque en este episodio a quien te recito, torpemente y como mejor puedo en una grabación sin cortes, es a la poeta Marta Navarro con su “Wicklow en la piel”. Y, casualidades de la vida, te lo cuento porque me encantan estas pequeñas coincidencias, resulta que escogí el poema sin saber que años antes Sara había estado en el mismo sitio donde Marta describe sus versos, abrazando la cruz de San Kevin (patrón de los animales), ahí mismo, en Glendalough.

Y de las sincronías a las pequeñas fortunas: Sara, y su pareja Alberto, me han invitado esta semana a pasar unos días con ellos. Me he alojado en una de sus habitaciones, la de fuego, y si ya me sigues en Instagram, habrás visto que estos días he estado llenando todas las stories con el fuego de la chimenea de mi habitación, patatas asadas, desayunos épicos, paisajes brutalmente coloridos y otras delicias otoñales de este noviembre visitando La Rioja por primera vez. Me dejé la cámara y las fotos están hechas con el teléfono, así que vas a tener que disculpar la mala calidad, los encuadres descuadrados y la luz pobremente capturada.

Con Sara, en este séptimo episodio de Ingobernables, vamos a hablar de sinestesia grafema color; de circos sin animales; de campañas de diseño gráfico y de qué es lo importante al crearlas; también hablaremos de cómo se regenta un hotelito rural vegano y de cuáles son los puntos fuertes de este matrimonio joven que ha decidido lanzarse a la aventura de emprender en clave ética y rural. Contaremos con la aparición estelar de Dama, una perra preciosa a la que han tenido que operar de un tumor: apareció hace 8 meses vagando por la carretera, abandonada a su suerte y enferma.

Dama ahora está fenomenal, y yo he tenido el buen tino de llegar justo para después de Halloween. Sara, con toda la creatividad que le caracteriza, había dejado dispuestos por este antiguo molino cojines con bordados de Harry Potter, una jaula con Hedwig dentro, mandrágoras a tamaño real en un pequeño invernadero de cristal, una bufanda de Gryffindor y hasta un letrero que ponía: “please, clean up after you, the house elves don’t work here”.  Además de acoger a Dama y a tres gatos, El Molino del Corregidor también es guarida y refugio de todos los animalillos que necesiten un lugar donde esconderse de la crueldad de la naturaleza.

Es lugar ideal para perderte con tu familia si quieres hacer cicloturismo, o te encantan las motos para ver el paisaje curvilíneo del cañón de esta parte del valle ir cambiando. También comerás como las diosas si vas a Logroño y le pides al dueño de bar El Arao sus Callus Veganus y un mosto rico. Para eso mejor que visites antes la web que tiene Alberto: biciorama.

En cualquier caso, escucha el podcast y si vas, reserva con antelación que este pequeño alojamiento rural comienza a estar cada vez más abarrotado. He llegado a casa tras tres días de dejarme enamorar por la luz de otoño con la barriga bastante más llena, muchos kilómetros andados a mis espaldas y reservas de nueces recogidas del jardín para lo que queda de año.

Ponte cómoda, los pies en alto, o enfúndate la bufanda y los cascos y a disfrutar mucho de este programa. Te prometo que te encantará. Travesura realizada.