¿Cómo trabajar en pareja? ¿Qué problemas pueden surgir? ¿Cómo organizar el trabajo? ¿Y la conciliación familiar? Me surgieron todas estas dudas, y algunas más, el otro día comiendo en casa de una pareja amiga. Él tiene una agencia de traducción en Barcelona desde hace 21 años y ella se ha sumado hace poco al equipo después de especializarse en Marketing y estar un poco quemada en su anterior trabajo. Como os podéis imaginar, ella ahora está mucho más contenta, lo está pasando mucho mejor currando en el área de marketing de la agencia de traducción e incluso se llevan a su perra a la oficina de Ibidem.

Parejas veganas

No son pocas las parejas veganas que se animan a tener un proyecto a medias o trabajar juntes en su negocio vegano. Así rápidamente que se me ocurran, tenemos a Paco y a Elisa de Madrid Vegano; Ángela y Miguel de Two Vegan Hearts; Carlos y Olga de Diversa Vegan Books;  Joel y Megan de Casa Albets; Tito y Nai de Mute Food. Roberto y Mayte de Veggie Room; Estela e Iván de Nutrición Esencial; Paulo y Noemí de Rayén Vegano (no te pierdas los yoga brunch que hacen en Madrid); y muchos más que seguro se me olvidan.

Cada vez son más los proyectos veganos que le ponen alma y corazón a tener un negocio o un hobbie relacionado con el veganismo juntos. Hay muchos proyectos de activismo, blogs, canales de YouTube, restaurantes, tiendas, etc. que tienen a una pareja al frente de sus sueños. Pero, ¿es buena idea compartir ideas y trabajo con la persona con la que compartimos cama? Como tengo la sospecha de que sí puede serlo, he ido a preguntarle a dos de mis muchas parejas favoritas de internet qué tal llevan ellas esto de trabajar codo con codo y comerse a besos antes o después.

Para que no nos quejemos ninguna, os he traído dos parejas diferentes. Una de ellas sí viven de lo que trabajan y tienen varios proyectos conjuntos y la otra pareja tienen sus respectivos trabajos en el campo de la salud y su proyecto de activismo es un blog y página de Instagram a la que le ponen mimo. Una de estas parejas veganas tienen casi 40 mil seguidores en Youtube y la otra tienen casi 5 mil en Instagram. ¿Por qué comento esto? Porque da igual lo grande o pequeña que sea tu comunidad. ¿Estáis pensando tu pareja y tú en empezar algo juntas para visibilizar el veganismo? ¡Hacedlo! Se trata de que encontréis algo que os guste y os motive y podáis compartir desde vuestro rincón del mundo al de las demás.

Trabajar en pareja sea como sea tu familia

Por supuesto, hablo de parejas pero todas sabemos que hay cada vez más familias monoparentales e incluso unidades familiares que se organizan muy poliamorosamente. Sé pueden hacer grandes cosas juntos o separados, eso da igual. Es tan solo que esta vez me apetecía explorar cómo es el mundo de quienes organizan su tiempo en familia para compartirse con las demás de forma gratuita.

Pero mejor dejo que os cuenten cómo trabajar en pareja las protagonistas de este post: Jess, Carla, Irene y Guille. Hay algunas ideas buenísimas, así que coge lápiz y papel, o abre el cuaderno de notas del móvil y apunta de la que vas leyendo las claves que nos dan para sobrevivir con mucho amorcito a trabajar en pareja.

Entrevista a Jess y Carla, de Reinas y Repollos

¿Cuánto tiempo lleváis saliendo? ¿Y viviendo juntas?

Llevamos 12 años juntas y unos 11 viviendo.

¿En qué momento decidisteis empezar a trabajar en Crajes?

Crajes no fue una decisión en un momento dado. Se fue haciendo con mimo y trabajo. Comenzamos con cortos digitales de animación experimental. Nos gusta mucho el cine y vimos en ello la posibilidad de crear historias sin tener un presupuesto detrás. Solo paciencia y trabajo duro.

Después decidimos dejar de estudiar nuestras carreras y apostar por dedicarnos al mundo creativo. Darnos la oportunidad de trabajar de lo que realmente nos gusta y sacudirnos la presión social y la creencia generalizada de que lo creativo no es un trabajo. Más bien un hobbie. Una creencia por otro lado muy extendida y que hace flaco favor a la cultura del país.

Luego llegaron Reinas y Repollos y Rebellum; ¿qué proyecto es el que más os entusiasma?  

Nadie nos ha regalado nada por lo que hemos tenido que luchar y seguimos luchando por todos ellos. Somos personas muy inquietas por lo que no descarto que haya otros proyectos pronto.

¿Qué es lo mejor de trabajar en pareja? ¿Y lo que menos os gusta?

Que siempre tenemos con quién comentar la jugada 😉 Supongo que tenemos la confianza para decirnos cualquier cosa. Buena o mala y eso hace que el resultado se vea mejorado. Somos muy exigentes así que la parte negativa sería la misma.

Cuando estamos trabajando estamos en modo trabajo y aunque estemos en la misma habitación cada una hace lo que tiene que hacer.

Saber diferenciar el trabajo de la vida en pareja es clave.

¿Cómo os organizáis el trabajo entre las dos?

Hacemos listas todo el rato. Tenemos el notas del móvil a petar. Todo lo que se nos ocurre lo vamos apuntando.

Hemos comprado una pizarra grande donde nos organizamos lo gordo y después el día a día seguimos las listas. No somos muy organizadas pero desde que tenemos Rebellum estamos mejorando mucho en este aspecto. Si no sería imposible llevarlo todo.

Reinas y Repollos pareja vegana

Trabajáis, además, desde casa, así que lo compartís todo, ¿tenéis delimitadas las horas y los espacios de trabajo?

No. El único sitio donde no trabajamos es en la cama. Ahora tenemos la casa llena de trastos de cocina , tuppers, juguetes de los gatos, … es un poco caos la verdad. Pero nosotras nos desenvolvemos bien dentro de ese caos. Supongo que es personal y cada una tiene su manera de hacerlo.

Eso sí, los domingos nos hemos puesto fiesta.

¿Alguna tiene algún otro proyecto de forma individual o con otra persona?

No. Somos muy distintas en carácter pero nos gustan las mismas cosas y eso hace que nos sea muy fácil trabajar juntas y en proyectos que nos motivan bastante.
No somos muy sociables y nos cuesta delegar pero estamos aprendiendo mucho en los últimos años.

¿Qué consejo le dariais a alguien que quiere empezar un proyecto con su pareja?

Uff esto de dar consejos de pareja … pues que sea un proyecto que les motive, que sea personal y que vaya a reflejar lo que son. Si no al final acabas tirando la toalla.

No nos entra en la cabeza la gente que comienza proyectos que son un calco de proyectos de otras personas.

Crear algo desde cero es muy complicado, ¿por qué no hacer algo único y personal?

¿Cómo solucionáis los problemas que van surgiendo?

Hablando y buscando una solución. Vemos los problemas como un reto y no como un montaña imposible de escalar. Cuando comienzas un proyecto lo haces habiendo hecho un análisis con ciertas previsiones pero sabes que pueden no cumplirse y puede resultar un desastre. Pero ahí está el rollete.

Creer en lo que haces facilita el enfrentarte a los problemas que vayan surgiendo.

Cualquier otra cosa que queráis añadir…

Muchas gracias por contar con nosotras para esta entrevista 😀

 

Entrevista a Guille e Irene de Mi vida en Color Verde

¿Cuánto tiempo lleváis saliendo? ¿Y casados?

Nos conocemos desde hace más de 12 años y llevamos juntos casi 7, aunque aún estamos disfrutando de nuestro primer año de casados. Celebramos nuestra boda vegana en agosto del año pasado.

¿En qué momento decidisteis empezar “Mi vida en color verde”?

G: Al hacerme vegano en 2014, sentí la inmensa necesidad de compartir con el mundo todo lo que estaba viviendo, las cosas que estaba descubriendo…y fue entonces cuando creé @mividaencolorverde en Instagram. Al principio era más una cuenta de desahogo donde poder proyectar mi enfado ante la sociedad por lo que le estábamos haciendo a los animales. Me sentía totalmente incomprendido, y era mi vía de escape. Un poco más tarde llegó el blog.

I: Un año más tarde, yo me hice también vegana tras un tiempo de transición y surgió la idea de llevar “Mi vida en color verde” en pareja, como un reflejo de lo que vivíamos los dos en casa.

¿Qué es lo mejor de trabajar en pareja? ¿Y lo que menos os gusta?

I: En nuestras vidas “no virtuales” cada uno trabaja en lo suyo, y ambos por cuenta ajena. Guille es enfermero y pasa muchas horas fuera de casa en el hospital. Yo soy psicóloga, actualmente terminando un máster en Psicología General Sanitaria.

El proyecto de “Mi vida en color verde” nunca lo hemos llegado a ver como trabajo, aunque a veces sí nos forzamos a cumplir con ciertas fechas o número de publicaciones a la semana; pero lo hacemos encantados.

G: Creo que no hay nada negativo o que no nos guste sobre la labor que hacemos a nivel RRSS. Además de entretenernos, nos encanta recibir feedback y conectar con gente nueva. Es un poco frustrante ver cómo pones empeño y dedicación en preparar platos, hacer fotos, fomentar un activismo positivo, y tal vez no recibir todo el “amor virtual” que podamos esperar en forma de likes, o ver un crecimiento muy lento de la cuenta, pero al fin y al cabo es algo muy superficial y carece de importancia. No es el motivo por el que abrimos la cuenta en absoluto y nos lo recordamos mutuamente antes de frustrarnos. A pesar de llevar juntos 7 años, fuimos amigos desde muchos antes, y nos conocemos perfectamente. Sabemos cuándo uno tiene que tirar del otro, o cuándo debemos aparcar un poco el móvil o el ordenador y dedicarnos tiempo a nosotros mismos.

¿Cómo os organizáis el trabajo?

I: Tal vez sea un error, pero no tenemos un plan de trabajo establecido. Vamos haciendo las cosas según surgen.

G: Si en algún momento algo nos motiva o nos enfada, escribimos sobre ello.

I: Con las recetas es lo mismo; rara vez pensamos “tenemos que cocinar esto para colgar la receta”. Cocinamos lo que nos apetece, y si hacemos unas fotos que consideremos bonitas, las publicamos.

G: Si seguís nuestra cuenta veréis que todo se publica de una forma muy natural y aunque haya muchas fotos de comida, no la consideramos
una cuenta “de recetas”. Nos gusta compartir reflexiones, anécdotas, hablar sobre nuestros viajes, personas que nos inspiran, hacer recomendaciones…y queremos conservar esa libertad a la hora de publicar.

¿Qué consejo le daríais a alguien que quiere empezar un proyecto con su pareja?

Que busquen inspiración en las ideas del otro y trabajen de una forma que les motive a crear cosas bonitas juntos, sean del tipo que sean. Al final el buen rollo y la conexión se notan.

¿Cómo solucionáis los problemas que van surgiendo?

¿A nivel trabajo? Hasta ahora no hemos tenido ninguno, más allá tal vez de la falta de motivación en según qué etapa, pero nos empujamos el uno al otro para seguir haciendo cosas.

¿Qué planes tenéis para el blog?

G: Sinceramente, desde hace tiempo estamos centrando toda nuestra atención en Instagram. Al menos en nuestro caso, es la plataforma que recibe el 99% de la atención, y nos permite llegar con nuestro contenido a mayor número de personas.

I: Es cierto que para publicaciones más extensas y detalladas, como el post sobre nuestra boda vegana, disponer del blog es una herramienta superútil.

G: A nivel personal, yo soy el más cocinitas, y uno de mis grandes sueños es crear un libro de recetas con el sello “Mi vida en color verde”.

I: Sí, y que además incluya textos, ilustraciones…trabajamos poco a poco en ello, pero somos conscientes de que necesitamos llegar a más número de personas para hacerlo realidad. Poquito a poco.

Cualquier otra cosa que queráis añadir…

Simplemente darte las gracias por haber pensado en nosotros para esta pequeña entrevista. Es un honor viniendo de alguien como tú, valiente y luchadora; y una gran mediadora que día a día se deja la piel por y para darle voz a los animales. Te admiramos y te lo agradecemos de corazón.

Y para el resto del mundo…gracias por leer estas líneas. Esperamos que os paséis a saludar por “Mi vida en color verde” y podamos charlar y mandaros un abrazo virtual bien fuerte. Ojalá consigamos inspiraros aunque sea lo más mínimo. Gracias.

¿Te animarás a emprender tú también en pareja? ¿Lo has hecho ya y quieres compartir tu experiencia en comentarios? ¡Te esperamos!